Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Desde que Donald Trump ganó la presidencia, hemos escuchado que ha solicitado a las compañías de tecnología que dejen de producir sus productos en otros países, enfocándose principalmente a la manufactura en Estados Unidos.

Empresas como Apple han estado en desacuerdo, pero ahora la compañía de la manzana está planeando una estrategia para construir nuevas computadoras en Estados Unidos. Sin embargo, no serán Macs para los fieles consumidores. En su lugar, la empresa tiene contemplado utilizar su instalación existente en Mesa, Arizona para producir servidores y centros de datos que se utilizarán en otras instalaciones de Estados Unidos.

Mesa solicitó permiso para que Apple fabrique productos como servidores. La empresa ya fabrica componentes electrónicos en este lugar, pero este nuevo plan permitiría el desarrollo de componentes necesarios para sus centros de datos en lugar de tener que pagar impuestos por su importación.

El medio de comunicación Business Insider informó que Apple producirá servidores para instalaciones como Oregón y Carolina del Norte, lo que implicaría un proceso de consolidación, pues los otros centros de datos ya fabrican sus propios servidores.

Este movimiento generado por Apple, llegó después de que Donald Trump criticara a la compañía por sus políticas de fabricación. Como consecuencia, esto explicaría que Apple tome la decisión de ensamblar productos finales dentro de Estados Unidos, donde la mano de obra es mucho más cara a diferencia de China.

Hasta el momento, esta nueva implementación está limitada a equipo de uso interno, pues aún no hay intenciones de extender la fabricación oficial de tabletas, iPhones o Macs en Estados Unidos.

Desafortunadamente, Apple no será la primera, ni la última compañía en sucumbir ante las peticiones de Donald Trump para aumentar la fabricación en Estados Unidos, pues ya recientemente Ford tomó la decisión de incrementar su producción interna cancelando una inversión de 1,600 millones de dólares en México.

Se desconoce qué deparará el futuro y qué seguirá criticando Donald Trump, pero esperemos que Tim Cook no ceda y que continúe fabricando el resto de sus productos en China, de lo contrario, de los 230 dólares que cuesta fabricar un solo iPhone, si lo fabricara en Estados Unidos, costaría 100 dólares más y eso supondría un aumento de precio para los consumidores y… no nos conviene.

Referencias: Business Insider, The Verge

 

Desde la Red…
Comentarios