Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Reza el refrán: La realidad supera la ficción, pero ¿qué pasa cuando la ficción se vuelve realidad? Si algo hemos aprendido de Los Simpson es que el futuro puede ser predicho por las series de televisión y ahora tememos otro gran caso de este particular fenómeno: House of Cards y el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica. Ya les explicamos todo ahora, pero antes tenemos que dejarles un SPOILER ALERT para aquellos que no hayan visto la gloriosa serie de Netflix, o su quinta temporada, y aún se encuentre entre sus planes verla.

Todo comienza en la cuarta temporada, cuando Frank Underwood se mide con el republicano Will Conway por la presidencia de Estados Unidos. Frank está desesperado con la posibilidad de una derrota -las encuestas están haciéndolo pedazos- y está dispuesto a hacer lo que sea para impedirlo.

Es entonces que Frank encuentra Pollyhop, el motor de búsqueda más popular entre los estadounidenses creado por un tal Benjamin Grant. Para la suerte del demócrata, su científico en data personal, Aidan Macallan, descubre que la plataforma ha estado siendo utilizada por Will Conway para orientarse con mejor precisión a los votantes.

Los mejores memes y tuits surgidos de las comparecencias de Mark Zuckerberg

La información que obtiene Conway de Pollyhop le permite saber mejor quiénes son los votantes de la elecciones utilizando sus tipos de búsqueda y dónde están localizados para poder manipular sus votos y adaptar su imagen y plataforma a lo que ellos quieren.

Al final Conway, republicano como Donald Trump por cierto, se perfila como el ganador absoluto, hasta que Underwood utiliza una trampa como presidente para evitar el voto en dos estados por amenaza de seguridad nacional; también utiliza antes a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para espiar a su rival, pero ¡¡¿NO LES SUENA DEMASIADO PARECIDO A LO QUE SUCEDIÓ CON CAMBRIDGE ANALYTICA Y FACEBOOK?¡¡

Las diferencias son sutiles, como que Pollyhop es un motor de búsqueda (tipo Google) y Facebook es una red social, pero la esencias es la misma: usar datos personales de millones de usuarios para influir en las elecciones presidenciales.

Lo más curioso es que también amenazan en House of Cards con llevar todo el asunto a La Luz pública y acabar con la empresa de Benjamin Grant y dar un duro golpe a la campaña de Conway, aunque Underwood opta por contraatacar con la NSA, lo que hubiera hecho ya la coincidencia perfecta.

Y esto sucedió en 2015, cuando se filmó la cuarta temporada, que fue puesta al aire en marzo de 2016. Desde entonces ya medios advertían sobre los peligros de que el fenómeno Pollyhop sucediera en la “vida real”, como este artículo del portal Bustle que llama al tema ficticio de House of Cards “una amenaza muy real”.

Otro artículo del portal británico Express analiza todo el asunto y su continuidad en la quinta temporada, además de cómo sería si sucediera en una elección real. Irónicamente, todo ya se encontraba sucediendo en el proceso electoral nada ficticio que derivó en la victoria de Donald Trump en noviembre de 2016 y del que ahora ha estallado el peor escándalo en la historia de Facebook y su creador Mark Zuckerberg, para algunos incluso definitivo.

Comentarios