¿Hay alguna falla con la batería del Galaxy Note 7 o con sus tecnologías de carga? Esa es una pregunta que Samsung aparentemente está tratando de responder después de que al menos dos dispositivos explotaron al momento de ser cargados.

Un nuevo reporte de The Korea Herald dice que la compañía suspendió los envíos del Galaxy Note 7 a las operadoras locales a principios de esta semana; la decisión puede estar relacionada con estos informes de explosiones.

Por ahora la razón exacta no ha sido confirmada, pero se dice que el problema podría radicar en el hardware encargado de la carga de la batería mediante el cable.

De acuerdo con The Korea Herald, Samsung recolectó los teléfonos afectados de los consumidores y está investigando la situación. Se espera que la compañía dé a conocer los resultados pronto.

También se contempla la posibilidad de que uno de los fallos tenga su origen en que se trata de la primera vez que Samsung desarrolla un dispositivo con USB Tipo-C y carga rápida, así que no cuenta con un buen respaldo de pruebas para garantizar el buen funcionamiento.

Pero éste no es el único problema que ha tenido el Note 7, ya que también se han detectado algunos problemas en algunos de los equipos en Europa, en donde una cantidad mínima de estos se reiniciaban automáticamente sin que el usuario lo ordenara, no encendieran o quedaran atrapados en la animación que aparece en pantalla cuando se inician.

Para ello, Samsung procedió a retirar los teléfonos defectuosos que habían sido comercializados en el periodo de preventa y señaló que las averías detectadas no tienen nada que ver con la información difundida sobre la explosión de equipos en Corea.

Referencias: The Korea Herald, El País,

Enlaces Patrocinados
Comentarios