Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¿Recuerdan aquella historia del empleado que fue a un bar y extravio un prototipo del siguiente modelo del iPhone y terminó en manos de Gizmodo, “arruinando” así la sorpresa de la forma física del teléfono? Pareciera que todo terminó en enojos y malos ratos para Steve Jobs y compañía, pero las cosas acaban de tomar un giro inesperado.

Brian Hogan y Sage Robert Wallower, los dos personajes que robaron el prototipom acaban de ser condenados en San Mateo, California y esto va a facilitarle a Apple que logre su muy deseada “venganza”, ya que se creará el ambiente necesario para ganar la demanda civil en contra del blog que publicó las imágenes del dispositivos supuestamente extraviado.  Ambos responsables tendrán que declarar a las autoridades qué fue lo que pasó exactamente esa noche.

Los acusados tendrán que hablar sobre el tema, incluso si piden un amparo. No sería sorpresa para nadie si Apple, siendo la parte dañada, sugiera a las autoridades el que hagan justamente esto. Es probable que su declaración vaya a ofrecer muchos detalles de lo ocurrido y de qué forma se estableció la relación con Gizmodo y su empresa dueña Gawker Media. Algo es seguro, en Cupertino no han quitado el pie del renglón e incluso Steve Jobs se ha reunido con la policía.

Durante el jucio, Apple va a poder tener acceso a todos los materiales ahí presentados y podrá armar un caso mucho más sustentado en hechos que en puras dudas y especulaciones. De cualquier forma, sea cual sea el veredicto que les espere a los acusados, la empresa detras del iPhone puede seguir presentando quejas sobre la manera en que Gizmodo obtuvo el prototipo del teléfono.

La batalla se vuelve a poner candente y le seguiremos el rastro aquí, mientras tanto, sigamos esperando al iPhone 5, aunque con toda suerte, este no saldrá a la luz de forma tan controversial.

Fuente: CNET

 

Desde la Red…
Comentarios