Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Escuela estadounidenseAdam Matot, el asistente de director de una secundaria en Oregon, Estados Unidos, decidió tomar acciones legales contra sus propios estudiantes al tacharlos de hackers después de que se diera cuenta de que habían creado perfiles falsos suyos en Facebook y Twitter. Al parecer, estas cuentas eran parodias de Mator y existían para que los estudiantes se burlaran de él en las redes sociales.

La queja principal del director estaba basada en la educación; según reportes de Eric Goldman, él dijo que los jóvenes habían utilizado Facebook y Twitter sin tener la autorización necesaria y también mencionó que la supervisión de los estudiantes en casa pudo no haber sido la adecuada. En cuanto a lo legal, Matot exige que se haga uso del Computer Fraud and Abuse Act para que se tomen acciones en contra de los atacantes preadolescentes y sus padres.

El juez que llevó el caso explicó que el Computer Fraud and Abuse Act  involucra el no tener permiso de usar una computadora en particular, así que técnicamente lo que pide Matot no tiene un buen fundamento. Además, la corte mencionó que mentir en las redes sociales “es muy común” y que incluso la policía ha creado perfiles falsos para atrapar criminales. Después de que el CFAA no funcionara, Matot intentó perseguir a los estudiantes con el Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act, pero la corte también declaró que no se les podía procesar por ese motivo. “El Congreso no tenía en mente los intentos juveniles de venganza de estudiantes de secundaria en contra de un asistente de director al pasar RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act).”

Muchos estudiantes se burlan de sus maestros y directores tanto en la vida real como en el Internet, así que una parodia del Director de una secundaria no sorprende. Lo que sucedió con este caso es que Adam Matot, quien hasta ahora todavía conserva su puesto, se sintió tan ofendido por una broma juvenil que decidió tomar acciones legales en contra de menores de edad que tal vez ni siquiera están tan conscientes de lo que están haciendo. Más que intentar incriminar a sus estudiantes, el asistente de director tal vez debería considerar educarlos sobre cómo usar las redes sociales con ética y responsabilidad.

Referencia: Eric Goldman

Desde la Red…
Comentarios