Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Apple es el dueño exclusivo de la tienda iPhone App Store, y entre sus facultades está la de rechazar aplicaciones sin mayores argumentos o sin necesidad de dar alguna razón para ello. No está muy claro para nadie qué criterios hacen que una aplicación para el iPhone sea aceptada o rechazada y los desarrolladores tienen que vivir con eso.

Pero no todos, algunos desarrolladores están tomando este rechazo de otra manera: están volteando a ver a una tienda de aplicaciones de iPhone, no autorizada, llamada Cydia. Esta tienda, operada por Jay Freeman, mejor conocida como la comunidad del “iPhone jailbreak“, es decir, del sistema que le ha quitado los candados para que otras tiendas de aplicaciones para el iPhone puedan funcionar sin necesidad de ser parte de la empresa de la manzana.  Así, con sólo 5 meses de vida Cydia se especializa en vender aplicaciones que Apple podría haber rechazado o bloqueado (como ya ha hecho antes). Para usar Cydia se necesita desbloquear los teléfonos, hackéandolos -valga la expresión- para brincarse las restricciones impuestas por Apple, un proceso que la misma empresa considera ilegal.

De esta manera, se pueden adquirir las aplicaciones bloqueadas, como Google Voice App y GV Mobile a través de Cydia. De hecho, después de que Apple rechazara la aplicación Google Voice, su autor, Sean Kovacs (que no está afiliado o trabaja para Google), la puso de manera gratuita en Cydia.

Aún así, es difícil precisar cuantos clientes han hackeado sus teléfonos, pero basado en el número de usuarios únicos (en el servidor de Freeman), se dice que hay unos cuatro millones o 10% de los 40 millones de iPod Touch y iPhones que han sido adquiridos a la fecha, y que han instalado Cydia en sus dispositivos. La tienda Cydia ha hecho en 5 meses una utilidad de 220,000 dólares. Nada mal para empezar

Kim Streich, un desarrollador cuya app es un restrictor de 3G ganó cerca de 19,000 dólares en ventas en solamente dos semanas a traves de Cydia. Y aunque esta tienda es joven aún, la comunidad “jailbreak” tiene existencia desde que se lanzó el iPhone en el 2007. Ese año, Apple no tenía aún una tienda de aplicaciones para su iPhone, limitando el verdadero potencial del dispositivo. Esta limitación inspiró a los rebeldes digitales hackear el iPhone para liberarlo de su arquitectura cerrada. ¿El resultado? una app llamada Installer, que abría la puerta a los iPhones antiguos para hacerse de juegos, utilerías así como software de terceros.

Los números de Cydia parecen pequeños comparados con esas extrañas historias de desarrolladores que se han hecho millonarios con las ventas de sus aplicaciones en la tienda de Apple. Pero la idea detrás de Cydia es que no tienes que ser muy grande para hacer dinero. “Con un mercado pequeño, pocos competidores y una base de clientes razonablemente grande, cada desarrollador puede tener una buena oportunidad de hacer dinero rápido“, dice Freeman. Pero además se obtiene atención personalizada: los desarrolladores envían sus app a través de Cydia y sólo necesitan contactar a Freeman para que su aplicación se ponga en línea inmediatamente. Apple, al contrario, tiene un proceso de aprobación que puede llevar meses y es notoriamente opaco. De hecho, algunos desarrolladores han tenido dificultades para incluso recibir respuesta por parte de Apple a las preguntas más simples.

Freeman indica que con Cydia no hace mucho dinero, pero valora a la comunidad y da la posibilidad de ver cómo cambia el panorama.

Fuente: Wired

Desde la Red…
Comentarios