Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En Estados Unidos, Bethany y James Modisette culparon a Apple de la muerte de su hija de cinco años pidiendo compensación por daños y perjuicios, incluyendo daños punitivos y gastos médicos.

El pasado diciembre, la familia Modisette señaló que la compañía es uno de los culpables del accidente que causó la muerte de su hija. El lamentable suceso ocurrió el 24 de diciembre de 2014, cuando un conductor de 20 años que realizaba una videollamada a través de FaceTime, impactó al vehículo de la familia a 100 kilómetros por hora.

Por esta razón, la pareja demandante aseguró que la compañía debería bloquear el uso de la aplicación FaceTime mientras se conduce; la función de bloqueo está patentada, pero aún no ha sido aplicada.

Moriah, hija de la pareja estadounidense, falleció debido a fuertes lesiones en consecuencia del conductor que accidentalmente chocó el automóvil de la familia.

Una de las premisas principales de la demanda es la afirmación de que la omisión de incluir bloqueo patentado y el hecho de que no hayan advertencias para disuadir a los usuarios de utilizar la aplicación mientras conducen, fueron un factor sustancial en la muerte de la menor.

Sin embargo, ésta no ha sido la única demanda que Apple ha recibido, pues a principios de 2016, Ashley Kubiak chocó con otro vehículo mientras revisaba sus mensajes en un iPhone. Como consecuencia, el conductor del otro coche murió y un niño que se encontraba a bordo del mismo quedó paralizado.

Los familiares de las víctimas también demandaron a la compañía por no advertir a los usuarios sobre los peligros y riesgos de utilizar sus dispositivos móviles al momento de manejar (como si no fuera bastante obvio).

Ambos acontecimientos luctuosos ocurrieron en Texas, donde es ilegal hacer llamadas al conducir, pero no hay ninguna restricción estatal sobre el envío de mensajes de texto al volante.

Referencia: BBC

Desde la Red…
Comentarios