Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

super-pi01
En unocero hemos hablado muchas veces de la Raspberry Pi, computadora de bajo costo que ha causado -entre otrras cosas- que muchos fabricantes hagan sus propios diseños para competir con esta idea original. La Raspberry Pi es una computadora basada en Linux, tan pequeña como una tarjeta de crédito (la mía, por ejemplo, usa un empaque de plástico de margarina como “gabinete”), y que cuesta entre 25 y 35 dólares según el modelo que se compre. El año pasado, en la Universidad de Southampton, Simon Cox juntó 64 Raspberries para crear una supercomputadora en miniatura.

Dice Cox: “cuando nos hicimos de suficientes Raspeberries nos dimos a la tarea de ver si era posible juntarlas todas y así armar una supercomputadora”, y agrega “instalamos y construimos todo el software necesario en la Pi, empezando por la imagen de Debian Wheezy, y hemos publicado una guía para quien quiera armar su propia supercomputadora”.

Joshua Kiepert, candidato a doctor por la Universidad Estatal Boise, decidió también construir su supercomputadora usando Raspberries Pi, para hacer un cluster de 32 nodos que costó aproximadamente 2000 dólares. Todo esto explica el autor, “Para mantener el tamaño del cluster a un mínimo mientras que hacer el mantenimiento algo sencillo”. Kiepert dice que las Pi se pusieron en grupos de ocho, usando conectores PCB a PCB con espacio suficiente para que pueda haber suficiente flujo de aire, además de que sea fácil meter las manos para trabajar”.

La ventaja, de acuerdo a Kiepert, de construir un sistema así, reside en la capacidad de ajustarlo a los requerimientos que uno quiera. “Construir mi propio cluster significó que puedo ajustarlo a los necesidades particulares que tenga en cualquier momento”.

Más aún, Kiepert “overclockeó” las Pi’s de manera que cuando necesitabam daba más poder de procesamiento a sus simulaciones. Desde luego que el desempeño deja aún qué desear, pero es claro que es una alternativa real para trabajar, indica Kiepert.

super-pi00

Pero más allá de que estos trabajos permiten construir clusters y supercomputadoras en casa, lo que se está haciendo en el fondo es enseñar a los jóvenes que el cómputo está mucho más cerca de lo que creen, incluso el supercómputo. Entender la dinámica y la lógica del cómputo de alto desempeño es importante para mantener el interés en este campo conforme se crece.

Cox, cuando hizo su proyecto, declaró: “queremos ver estos sistemas de bajo costo como el punto inicial para inspirar y permitir a los estudiantes para manejar datos y trabajar sobre complejos problemas en ciencias e ingeniería, como parte de sus actividades contidianas”.

Así pues, ahí están las herramientas. Ahora es cuestión de promover su uso y en particular, el desarrollar programas para crear sistemas de supercómputo de bajo costo.

Referencias

HPC

Desde la Red…
Comentarios