Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La exploración espacial es uno de los trabajos más difíciles que se pueden hacer. Por una parte, enviar una nave no tripulada a cualquier planeta del sistema solar requiere años de viaje y además, paciencia y dinero para mantener una misión tan costosa.

Por otra parte, es claro que pueden pasar cosas inesperadas en estos viajes, que pueden hacer fallar la misión incluso en los últimos minutos del larguísimo viaje, como ya ha pasado antes. Finalmente, todas las naves deben tener un muy eficiente uso de los posibles energéticos que tengan para poder hacer los experimentos planeados, tomar las fotos necesarias y además, tener energía aún para enviarlas a la Tierra. Vamos, como ya dijimos, es una labor muy complicada y difícil.

Pero en el 2005, la Agencia Espacial Europea, ESA, mandó su misión Huygens a Titán, una luna gigante que orbita Saturno y que fue hace 12 años la nave que llegó a aterrizar en este misterioso mundo. Hay que destacar el hecho de que para ese entonces Huygens fue la sonda que hubiese llegado lo más lejos posible en el sistema solar habiendo aterrizado en Titán con éxito.

La nave de la ESA se separó de la sonda madre Cassini, de quien se separó en diciembre del 2004, logrando aterrizar en la luna de Saturno, la cual es la segunda luna en tamaño, más grande del sistema solar y la única que tiene una atmósfera densa. Esto ocurrió hace unos 12 años, el 14 de enero del 2005.

La NASA hizo un video que presentó el 11 de enero, de imágenes tomadas por Huygens, que recapitula el exitoso aterrizaje. Esperemos que esta no sea la última vez que una nave terrestre llega a esta luna, que seguramente tiene muchos misterios que develar.

Referencias: Astronomy 

Desde la Red…
Comentarios