Todos hemos experimentado la fuerza de la gravedad. Es eso que sucede cuando saltas en el aire. Lamentablemente, para cualquier persona con la ambición de ser Superman, tendemos a caer de vuelta hacia el suelo.

¿Pero qué pasaría si la gravedad desapareciera? La Física está convencida de que esto nunca podría suceder realmente, sin embago eso no ha impedido que la gente explore la idea.

Jay Buckey, un físico y astronauta de la NASA, dio una plática sobre cómo la ausencia de la gravedad afecta al cuerpo humano.

En ella comentó que nuestros cuerpos están adaptados para un ambiente gravitacional como el de la Tierra, por lo que si viviéramos en un lugar donde éste es diferente, como a bordo de una estación espacial, éstos cambiarían.

Por ejemplo, se ha comprobado que los astronautas pierden masa ósea y fuerza muscular durante sus estadías en el espacio, además de que su sentido del equilibrio se modifica.

Una ausencia de gravedad también trae consigo otros problemas. Por razones que no están del todo claras, nuestro conteo de glóbulos rojos cae, lo que hace que se genere una especie de anemia, además de que las heridas tardan más en sanar, el sistema inmunológico pierde su fuerza y el sueño se desorienta.

Todo lo anterior es lo que ocurre después de una breve visita al espacio. ¿ Pero qué sucedería si desde niños hubiéramos crecido sin gravedad, sobre todo con los sistemas que dependen de ésta como nuestros músculos, balance e incluso el corazón y los vasos sanguíneos?

Existe una buena razón para creer que el cuerpo humano se hubiera desarrollado de forma diferente. Hace tiempo, hubo un experimento en el que un gato creció con un ojo permanentemente escondido detrás de un parche. Debido a ello, el animal se desarrolló ciego de ese ojo.

Lo anterior se debe a que la circuitería que hubiera conectado el ojo a las regiones de procesamiento de visión del cerebro no se desarrolló, debido a que el ojo no estaba procesando ninguna información visual. Un ejemplo muy literal de la vieja frase “úsalo o piérdelo”.

Debido a ello, es posible que el resto de nuestros cuerpos respondería de forma similar. Si la gravedad no estuviera alrededor de nuestros corazones, músculos y huesos, nuestros órganos sin duda se desarrollarían de manera diferente.

Pero ¿qué le pasaría a la Tierra sin gravedad? Karen Masters, una astrónoma de la Universidad de Portsmouth en Reino Unido, dijo que el primer problema sería que el planeta rotaría a una gran velocidad.

Ella afirma que desaparecer la gravedad equivale a soltar las cosas de un hilo. Esto quiere decir que todo aquello que no está sujeto a la Tierra volaría de inmediato al espacio en una línea recta.

Lo único que se mantendría seguro en la Tierra sería todo aquello dentro de casas y edificios, ya que estas construcciones están enraizadas al suelo del planeta, pero todo lo demás, incluida el agua de los océanos, lagos y ríos, volaría hacia el espacio exterior.

Pero de cualquier forma, no importarían los esfuerzos por mantenerse dentro del planeta, ya que éste eventualmente se desmoronaría en pedazos debido a que no habría una fuerza que lo mantuviera junto.

Un destino parecido podría ocurrir con el Sol, ya que al no haber una fuerza de gravedad, la intensa presión en su núcleo podría causar que éste se reventara y generara una explosión titánica.

Este escenario ilustra qué tan fundamental es la gravedad en el universo junto con las otras tres fuerzas esenciales de la naturaleza: el electromagnetismo, la interacción nuclear débil y la interacción nuclear fuerte.

Referencias: DNews, Curiosity

Enlaces Patrocinados
Comentarios