En muchas ocasiones las innovaciones en la tecnología no tienen un recibimiento correcto, o son desechadas por alguna extraña razón. Hay hardware y software que prometía en su momento pero algo pasó y terminó por ser olvidado. En otros casos ideas del pasado recobran fuerza como por ejemplo los juegos retro, que se han puesto de moda.

Si pensamos en la Amiga, computadora de Commodore, que parecía tendría un gran futuro, se vendió con relativo éxito en Europa, pero en Estados Unidos simplemente no llamó la atención. ¿Cuál habrá sido la razón? ¿Falta de promoción? ¿Un momento en el que la gente usaba la computadora para hacer hojas de cálculo y una máquina con capacidades avanzada de sonido y gráficas no era lo que se necesitaba? No está muy claro por qué pasan estas cosas pero el mundo de la tecnología tiene este tipo de acontecimientos a cada rato.

Por ejemplo, hoy nadie sabe qué es el RISC OS, pero sus técnicas para desplegar los tipos de letras en un monitor es lo que ahora lo hace cualquier sistema operativo. El concepto de correo instantáneo móvil de BlackBerry, hoy es universal, pero la compañía simplemente no pudo sobrevivir al paso del tiempo.

¿Cómo fue que un Apple Watch ayudó a hacer trampa a los Medias Rojas de Boston?

La computadora NeXT, de Jobs, fue un fracaso comercial, pero se convirtió eventualmente en lo que hoy se conoce como el Mac OS y de hecho, el entorno de programación de NeXT permitió a Tim Berners-Lee a crear la WWW en 1990. La herencia de NeXT puede verse en muchísimas cosas.

Si vemos el caso de los teléfonos inteligentes, el iPhone fue sin duda el de mayor influencia en el mercado y todo el mundo empezó a copiar la forma en la que trabajaba el dispositivo de Apple. Simplemente hoy en día todos los teléfonos de gama media en adelante usan el mismo tipo de pantalla capacitivo y se han dejado la ideas anteriores como el teclado físico o los teléfonos con pantallas más pequeñas. Sin embargo, toda esta influencia viene del mundo de WebOS, aunque mucha gente no lo sepa.

En el 2009 salió a la luz pública WebOS, diseño de Palm, la compañía que puso los asistentes personales a la orden del día en los años 90s del siglo pasado, en donde se podían tener algunas de las opciones que hoy tienen todos en sus teléfonos celulares: calendarios, manejo de contactos, mensajería vía web (en algunos de los dispositivos), así como notificaciones. Todo esto se ve hoy en cualquier teléfono.

Este sistema operativo se construyo sobre el kérnel de Linux. WebOS además usaba tecnologías nativas de Internet como Javascript para las apps locales. Por ello pudo integrar con cierta facilidad los servicios web, algo que otros simplemente no podían hacer en ese tiempo.

Apple, con el iOS 11, mostró de nuevo que está muy por encima de su tiempo, como WebOS lo fue. La nueva versión de iOS, sin embargo, ha copiado esencialmente el modelo de WebOS para switchear apps haciendo que el usuario mueva hacia arriba el dedo sobre la pantalla, a partir de la parte inferior de la misma, para revelar algunas “pantallas”,que representan las apps en el “background”.

Y aunque WebOS hizo notables innovaciones, no parece que sus diseñadores hayan podido hacer que su sistema operativo tuviese siquiera influencia en el mercado, lo que habría significado mucho dinero para sus creadores.

Como se veían las principales páginas web hace 10 años

Pero tal vez la culpa de la muerte prematura de WebOS sea la toma equivocada de decisiones. En lugar de armar un equipo fantástico e innovadores, el CEO de Palm, Jon Rubenstein, no entendió la gran idea de tener Internet (con todo lo que esto implicaba), en el teléfono. Quizás pensaba que las personas querían dispositivos más grandes y no los del tamaño de los celulares.

Pero amén de esta falta de visión, Palm fue vendida a Hewlett-Packard. Y en pocos meses WebOS terminó su posible entrada al mercado. HP sacó una tablet con WebOS pero algo pasó y decidió deshacerse de ese diseño. Las tablets que tenían WebOS terminaron por rematarse y WebOS se quedó literalmente en el limbo.

Hoy WebOS se vende aún, aunque de forma diferente. Después de que HP decidiera eliminar todo el hardware móvil con WebOS, vendió los derechos a la firma coreana LG, quien ahora usa este sistema operativo en sus televisiones inteligentes. Por otra parte, mucho del software detrás de WebOS se ha puesto a la disposición de quien le interese en la modalidad de código abierto y hay de hecho una banda de desarrolladores que buscan revivirlo a través de las tecnologías de Android, creando así un nuevo sistema operativo móvil LuneOS. 

Referencias: Salon 

Enlaces Patrocinados
Comentarios