Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hyperloop por aquí, Hyperloop por allá… pero realmente ¿qué es todo esto del supuesto nuevo transporte que revolucionará al mundo? pues para eso te explicamos en qué consiste este famoso tren encapsulado.

Hace unos días fuimos testigos de cómo las noticias y redes sociales se inundaban con un termino bastante pegajoso y atractivo llamado “Hyperloop” el vehículo del mañana, el transporte del futuro, etc. Sin embargo muchos aún conservan ciertas dudas sobre quien o quienes son los responsables de este proyecto, sobre la viabilidad y seguridad real de éste y si lo veremos en poco tiempo funcionando entre otras opciones.

Es por ello que nos damos a la tarea de brindar una idea mucho más clara sobre en qué consiste este interesante y muy ambicioso proyecto.

¿Qué es Hyperloop?

Es una idea de un transporte público y de carga, basado en la levitación magnética, similar al empleado en un tren magnético, pero encapsulado en una especie de tubos gigantes por los que levitará el vagón o cápsula donde irán los pasajeros o carga.

Esto no es nuevo, la realidad es que existen datos de hace 50 años, donde se hablaba sobre transportes en tubos (¿no les vienen a la mente Los Supersónicos?) y aunque en ese momento era mucho menos rentable, la idea estaba presente.

En lo que sí se le debe de respetar el mérito a Elon Musk es que él supo no sólo confeccionar la idea al presente, sino traducirla de una manera viable que pudiera construirse con la tecnología actual que además pudiera ser rentable tanto para el desarrollador como para el consumidor, presentando lo que hoy estamos conociendo como Hyperloop.

Ahora, lo que lo vuelve conveniente, es la gran velocidad que puede alcanzar una de estas cápsulas, reduciendo drásticamente el tiempo de llegada de un punto a otro, pasando de horas a minutos, es decir, ir de Los Ángeles a San Francisco en 30 minutos mientras que en avión es una hora, en tren convencional son 2 horas 30 minutos y en automóvil el trayecto se eleva a las 6 horas. Sin olvidar que una de las grandes ventajas es que a diferencia de otros transportes Hyperloop no se ve afectado ni por el viento, el tiempo ni la lluvia, lo que lo vuelve más fiable.

¿Qué fue lo que vimos en la presentación de Hyperloop One?

Lo que podemos apreciar en el video es la primera prueba a gran escala y fuera de laboratorio de parte de la tecnología que empleará el tren de esta empresa, en donde se pueden ver dos puntos importantes. Primero la prueba se realiza con un prototipo, el cual podría decirse que no está terminado ya que consiste en una plataforma gigante ensamblada a un riel y sostenida por ruedas –todavía no presentan la función de levitación magnética completamente-. También vemos cómo alcanza en tan sólo 2 segundos 185km/h, generando una fuerza G de 2.4 antes de ser súbitamente detenidos por un banco de arena que en este caso sirvió como un efectivo freno, a falta de un sistema propio.

Pero la verdadera prueba, y en la que deberemos poner realmente atención, será la que prometieron realizar a finales de este año, donde ya contarán con un circuito completo -o por lo menos mucho más grande- un vehículo a tope que aproveche la levitación magnética dentro del tubo y que además pueda entrar una persona dentro de éste.

Entonces, ¿para qué esta demostración? Bien, las principales razones pueden ser para demostrar de manera oficial el punto de partida de la nueva etapa de Hyperloop One a los inversores, los cuales recientemente soltaron más de 80 millones de dólares en favor del proyecto, así como dar una probada a los futuros clientes de lo que se avecina y las ventajas de considerar este transporte.

¿Quiénes están detrás de este proyecto?

A pesar de la creencia de algunos fanáticos, Elon Musk, no se encuentra dentro de Hyperloop One, la razón es simple, ya tiene suficientes problemas con mantener a flote a Tesla, Space X, Solar City, descansar, convivir con su familia y no morir en el intento, por lo que decidió liberar el proyecto para que cualquier interesado que compartiera su ideal con respecto a Hyperloop lo pudiera hacer realidad.

En el caso de Hyperloop One, como co-fundadores nos encontramos a Shervin Pishevar, un empresario de capital de riesgo, quien se volvió famoso por ser uno de los primeros y mayores inversores de UBER y a Brogan BamBrogan, personaje que trabajó durante 9 años en Space X. Mientras que como CEO de esta joven empresa se encuentra un veterano de la tecnología, Rob Lloyd quién tras una exitosa carrera de 21 años en Cisco Systems se aventura en esta nueva carrera tecnológica.

A ellos se agregan varios inversores que forman parte de la junta directiva, junto con cerca de 150 empleados que van desde ingenieros, diseñadores, técnicos, constructores y hasta pasantes.

¿Quién es quién?

Algo que muy pocos saben (incluidos algunos medios) y que hasta la fecha está causando mucha confusión en cuanto a declaraciones y noticias, es justamente que no sólo existe una empresa llamada Hyperloop, sino que existen 2 empresas. La primera que es de la que hemos estado hablando se llamada Hyperloop One, la cual hace poco abandonó el nombre de Hyperloop Technologies con el fin de presentar un nombre más llamativo que a su vez diera esa imagen de empresa ya seria y en forma, sin olvidar marcar una mejor diferencia con su rival.

Mientras que la competencia se llama Hyperloop Transportation Technologies (HTT) la cual esta comandada por Dirk Ahlborn y aunque ambas parten de la idea de Musk, cada empresa abordará la tecnología de levitación de manera diferente así como los puntos clave de diseño en los vagones o tubos, las rutas de partida y estaciones, ya que esta empresa tiene sus ojos puestos en un principio en Europa y Asia donde existen varias ciudades y países interesados en esta tecnología lo que permite una mayor facilidad de construcción.

¿Cuáles son los retos del Hyperloop?

Aunque no lo crean, ambas empresas concuerdan en considerar que la parte más fácil y económica, es la creación de la tecnología electromagnética, la turbina y bueno toda la cápsula ya sea de pasajeros o carga. El verdadero problema radica en la infraestructura necesaria para los enormes y extensos tubos y no tanto porque se vayan a caer o no exista el material o técnicas suficientes para que sean seguros, sino porque es un verdadero problema legal con cada gobierno de cada ciudad y país debido a la regulación dispareja de los permisos que cada uno debe de otorgar respetando los mismos lineamientos para generar una continuidad en la tubería gigante. Ahora si pasamos esto a una escala todavía mucho mayor como realizar una ruta entre países, este problema se vuelve más importante.

Bueno esperamos que con este primer desglose, sus principales dudas queden resueltas, sobre si les surgen otras dudas o desean que especifiquemos en otros puntos, compártanlo en los comentarios para hacer un nuevo apartado de este extenso tema. Por ahora habrá que esperar la respuesta del Hyperloop rival, asi como las nuevas noticias que seguramente darán a conocer en meses posteriores los de Hyperloop One.

Hyperloop One

Desde la Red…
Comentarios