Desde tiempos inmemorables se han catalogado a las personas que disfrutan de los videojuegos como “raras”, “freaks”, “ñoñas”, “antisociales”… incluso “vírgenes” (como si se tratara de un término ofensivo, pero en realidad es utilizado con la forma más despectiva posible).

Hasta existen aquellas personas que piensan que los títulos de juegos violentos, podrían desarrollar ciertas conductas de la misma índole en niños o jóvenes, cuando esto no es realidad del todo. Si a caso, los videojuegos son una extensión del ser humano; de sus complejos, represiones, emociones, inseguridades y aspiraciones.

Sin embargo, no nos detenemos a pensar en la trascendencia que ha tenido esta cultura en la evolución del ser humano; tanto económica, como socialmente hablando. Los videojuegos constituyen empresas que influyen en gran medida al comportamiento de niños, adolescentes y adultos.

Servicios para jugar videojuegos sin la necesidad de una consola

Por supuesto, hay graves consecuencias en el desarrollo personal si nos permitimos a nosotros mismos idealizar a las personas como si se trataran de personajes ficticios, o abandonar al mundo real por estar inmersos en universos virtuales. Todo en exceso siempre será dañino, pero no por eso deberíamos “satanizar” a los videojuegos porque, en realidad, van mucho más allá de una simple marginación social.

En lo personal, los videojuegos son mi fascinación, pero no me considero experta o gran conocedora; todavía hay muchísimas cosas que quisiera aprender o conocer y que a veces es complicado por falta de tiempo… o dinero. Vivimos en un mundo en el que debes apartar tiempo para trabajar, estudiar, estar con tus familiares, amigos, parejas, o para dedicarte espacio a ti mismo, por lo que a veces se vuelve imposible indagar en todos los mundos ficticios.

No obstante, la enseñanza que me han dejado ciertos títulos es invaluable porque me han enseñado a expandir mi imaginación; gracias a los videojuegos he podido conocerme a mí misma al momento de querer resolver problemas o situaciones cotidianas en mi vida personal. Comienzas a visualizar distintos panoramas hasta en los momentos más simples o llanos y eso le pone más emoción a la vida, aunque claro, sin dejarse llevar ante falsas ilusiones.

Sobre el desarrollo de videojuegos en México

Quizá te encuentras en una importante compañía donde vas a realizar tu primera entrevista con el jefe. Lo normal sería llegar preparado, con muchos nervios y expectativas de tu posible futuro. Pero si visualizas esta misma situación con una mentalidad “gamer”, todo podría ser mucho más divertido.

Podríamos pensar que se trata de un videojuego en el que deberás pasar múltiples niveles para llegar con el jefe final, quien, en realidad, será el villano de tu historia. Todo comienza a tener mucho más contraste; dicho momento cumbre en tu vida se convierte en un reto en el que deberás visualizar todos los escenarios posibles para subir de categoría.

Si al final no lo logras, es importante saber que siempre habrán más oportunidades. Pero lo más importante es que encontremos distintos caminos para solucionar cualquier conflicto o adversidad, justo como sucede en cualquier videojuego. Ser pragmáticos y experimentar poco o intentar con un solo camino, probablemente nos destine al fracaso.

Si nos alejamos un poco de la imaginación, y nos vamos a términos más científicos o psicológicos, los videojuegos ayudan, en gran medida, a funciones cerebrales como el razonamiento, la memoria, o la percepción sensorial. Además, nunca habrá nada como disfrutar de un videojuego en compañía de nuestros amigos, familiares o parejas. Poner un buen título siempre será un gran pretexto para reunirse y lo mejor es que en los videojuegos a veces podemos desenvolvernos de mejor manera que en la vida real; sin estereotipos, estigmas, religiones, o ideologías.

Lo bueno, lo malo y lo feo: Servicios de videojuegos por suscripción

Los beneficios que brinda esta cultura también están dirigidos a efectos terapéuticos. Los videojuegos funcionan para superar sucesos traumáticos o reducir secuelas de experiencias negativas. No sólo tienen el objetivo de entretener o satisfacer experiencias recreativas, sino que ayudan a la salud mental. Pero como mencionaba anteriormente, todo debe ser con medida y precaución porque todo con exceso y enajenación puede ser contraproducente.

¿Tú qué opinas de los videojuegos? ¿Consideras que brindan beneficios para la salud?

Enlaces Patrocinados
Comentarios