Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¡Google creó una computadora cuántica que realiza cálculos complejos en poco más de 3 minutos!

De 10 mil años a 200 segundos. Esta es la velocidad de cálculo que alcanza el nuevo proyecto de supremacía cuántica.

Esta mañana, Google presentó sus últimos avances en cómputo cuántico. Se trata de experimento de supremacía cuántica con el que se construyó una computadora cuyo procesador es capaz de realizar cálculos en 200 segundos.

Como referencia, a la supercomputadora más rápida del mundo le tomaría alrededor de 10,000 años aproximadamente hacer el mismo trabajo.

El proyecto del laboratorio cuántico y de Inteligencia Artificial de Google, creado en conjunto con el equipo del científico John Martinis de la Universidad de California en Santa Bárbara,  cuenta con un procesador Sycamore de 54 cúbits.

Con esta tecnología cuántica se pueden desarrollar aplicaciones de aprendizaje automático o crear una simulación de procesos moleculares para la química cuántica, por ejemplo.

¿Cómo lo lograron?

  1. Se llevó acabo la implementación de un nuevo tipo de perilla de control que permitió desactivar las interacciones entre cúbits vecinos.
  2. Esto permitió reducir las interferencias y el desarrollo de nuevas calibraciones de control destinadas a evitar defectos en el cúbit. 
  3. La compañía diseñó un circuito bidimensional en una cuadrícula con cada cúbit conectado a otros cuatro. Lo anterior permitió al chip contar con suficiente conectividad para que los estados del cúbit interactúen rápidamente en todo el procesador Sycamore.

Computadoras cuánticas, ¿el futuro cercano?

¿Qué sigue?

El procesador Sycamore está siendo utilizado por el equipo técnico que lidera el proyecto para ejecutar algoritmos en química cuántica.

Google enfocará sus esfuerzos en hacer que estos procesadores de supremacía cuántica estén disponibles para colaboradores e investigadores académicos, así como para compañías que estén interesadas en desarrollar algoritmos. 

Los resultados se publicarán abiertamente a través de herramientas como Cirq y OpenFermion, disponibles en código abierto, para que todos puedan participar y aportar en este complejo proceso. 

Comenta en redes sociales