Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¿Alguna vez has escuchado decir a alguien “huele a coche nuevo”? o ¿alguna vez has tenido la fortuna de experimentar ese exquisito aroma al subir a un vehículo recién salido de la agencia? Hay quienes piensan que se trata de una fragancia ya impuesta, pero otros tantos creen que se trata de todo el conjunto de componentes que estructuran a un automóvil. Acá te explicamos todo en torno a este curioso fenómeno.

Mentiríamos si decimos que el “olor a coche nuevo” es algo realmente detestable porque en realidad se trata de algo placentero. Sin embargo, pocos conocen el origen de esa fragancia tan única, que incluso podría llegar a ser un riesgo para el organismo.

Antes que nada, no debemos creerle a todas esas fragancias industriales de “olor a coche nuevo” que venden en cualquier mercado. El olor del vehículo proviene de la suma de cientos de químicos diferentes, entre ellos, benceno, formaldehído (metanal), tolueno y más compuestos orgánicos volátiles que, al fusionarse, huelen de esa forma.

¿Por qué casi todos los aviones son de color blanco?

El aroma puede variar dependiendo de cada automóvil (marca, modelo, componentes, vestiduras). La mayor parte del interior de un automóvil consiste en piezas de plástico que se sujetan entre sí a través de materiales adhesivos y otros materiales sellantes. Una vez que el vehículo es fabricado, los materiales quedan “inestables”, lo que genera que se liberen compuestos orgánicos volátiles al aire en un proceso conocido como desgasificación.

Científicos recomiendan que conductores o pasajeros mantengan en constante ventilación al vehículo nuevo en cuestión, porque la exposición a los elementos químicos podría ser dañino para la salud. Desde un simple dolor de garganta, hasta dolores de cabeza, reacciones alérgicas, náuseas o mareos, aunque claro, dependerá de la sensibilidad de cada persona y su sistema inmunológico.

Pueden haber efectos a largo plazo como trastornos hormonales y reproductivos. Otros órganos podrían ser dañados, así como el sistema nervioso central, de acuerdo con la revista Popular Mechanics. Otro factor a considerar es el calor al que un vehículo pueda estar expuesto, pues podría fungir como catalizador para el desprendimiento de vapores de los químicos volátiles.

Sin embargo, hay compañías fabricantes de vehículos que ya se encuentran tomando medidas al respecto, utilizando materiales que no sean nocivos para la salud.

Mientras tanto, en lugar de conservar ese increíble “olor a coche nuevo”, intenta hacer que desaparezca dejando tus ventanillas abiertas, sobre todo en épocas de calor.

¿Sabes cuál fue el primer smartphone en la historia?

Te ofrecemos una disculpa si rompimos con tu ilusión y amor hacia el olor de vehículo nuevo. ¿Te resultó útil esta información?

Comentarios