Musica por internet

Parece que las modas en Internet y en la vida “en línea” llegan por oleadas. Recuerdo la primera vez que usé Pandora, era toda una maravilla y realmente una gran innovación. Con sólo escribir el nombre de un grupo o canción, el sistema buscaba todo lo relacionado y artistas similares para crear tu propia “estación de radio”. Fue lanzado en el año 2000 y creo que lo conocí un par de años después, cuando fingimos entender el asunto del “DNA” de la música.

De repente, llegaron las limitantes de mercadotecnia que nos impiden “disfrutar” contenidos fuera de las fronteras, generalmente de Estados Unidos. Esto sucede por supuestas restricciones en el pago de regalías por derechos de autor, pero la verdad es que todo se debe a los anunciantes y la forma de comercializar los espacios “on-line”. Así es que un buen día Pandora dejó de funcionar fuera de Estados Unidos y muchos nos quedamos con las ganas de seguir disfrutando del servicio.

Voy a hacer un “túnel del tiempo” de ese 2002 al año actual y, ¿qué tenemos ahora? ¡Demasiadas opciones para escuchar música en línea! Dejando a un lado todo lo que tiene que ver con descarga ilegal de contenidos (The Pirate Bay, LimeWire y muchos sitios de torrents) existen varias alternativas para escuchar música en línea y, en general, cuando quieres ya un buen servicio, hay que pagar. Sí, dinero real. Sí, cada mes. Sí, normalmente hay que usar una tarjeta de crédito o débito. ¿Cuánto cuesta? Más o menos dos sofisticadas bebidas de Starbucks.

¿Cuál es el modelo? Existen dos formas de consumir música -legalmente- en la red. Comprar canción por canción o bien, suscribirse a uno de estos “servicios” de stream. En el primer caso, Apple lleva la delantera con su tienda de música iTunes, servicio por el cual mucha gente ha conocido y entendido lo que es “comprar una canción”. Pero todavía no ofrecen servicio de “stream” que sería el equivalente a una comida bufete, dónde por un precio único, el comensal puede servirse las veces que quiera. Así, los servicios de stream “tocan” canciones a través de la conexión a la red y puedes escuchar todo el tiempo que gustes.

Dentro de estas opciones hay algunas variantes en el tipo de suscripción. Las más sencillas funcionan mientras tengas conexión y otras descargan a tu equipo las canciones que tu decides para poder escucharlas “off line”. Esto quiere decir que siempre tendrás tu música siempre y cuando sigas pagando la cuota mensual.

Deben existir decenas de programas que violan los derechos de autor y que posiblemente puedan “guardar” por ti las canciones en la computadora o teléfono, pero bueno, eso es harina de otro costa o bytes de otro disco duro. Aquí lo interesante es que el mercado comienza a pulverizarse por tantas opciones disponibles. En México operan al día de hoy IdeasMusik, Spotify, Deezer, RdioSony Music Unlimited (seguramente hay otras por ahí).

Cada uno tiene sus detalles y podrás encontrar algunas diferencias importantes, sobre todo en la “cantidad de canciones” disponibles, listas de reproducción y las funciones sociales de cada plataforma, así como número de dispositivos soportados.

En lo particular no uso ninguno. Tengo una cuenta que me regaló Deezer creo que por seis meses y es el que de repente pongo en mi laptop o en el teléfono. Tal vez no soy el perfil ideal del usuario que buscan estos servicios. Aunque no podría vivir sin música, casi todos los siento demasiado complejos, con un exceso de opciones y variantes en la pantalla que pueden llegar a confundir. Además, no me interesa decirle al mundo exterior qué estoy escuchando cada momento…

De cualquier forma, de todos estos el que más me ha gustado no es stream y no lo mencioné… se trata de Twitter Music. Algo bien simple. Te recomienda canciones dependiendo de la gente que sigues y, claro, hay una sección donde están los éxitos del momento. Se puede conectar con una cuenta de Rdio (para escuchar las canciones completas) y, claro, si es desde un dispositivo con iOS puedes comprar la canción en iTunes.

Pero todo puede estar por cambiar. Hace una semana Google anunció su servicio ilimitado de música por unos 10 dólares al mes, a través de Google Play y ante este anuncio sólo le faltaría a Apple anunciar su “iStream” o algo así a través de su plataforma. ¿Crees que se atrevan? Básicamente estarían “pateando el pesebre” como se dice.