Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Lo hicimos mal: Nintendo siempre dijo que los cartuchos no se soplaban

Tuvimos la advertencia frente a nosotros y nunca le hicimos caso

Una afirmación por excelencia de toda aquella persona que se jacte de ser videojugadora es que a los cartuchos se les sopla cuando la consola no los detecta.

No importa cuántas veces se nos haya dicho que eso no debía hacerse, siempre le soplábamos a los cartuchos cuando no jalaban, e incluso pasábamos a soplarle directo al slot de la consola donde había que colocarlos.

Desempolva ese Nintendo 64: ¡Viene un adaptador HDMI!

Pero Nintendo siempre nos dijo de manera directa que debíamos abstenernos de soplarle a los cartuchos, tal como puedes comprobarlo al ver los de Nintendo 64. Vayamos por partes:

Este es un cartucho de Nintendo 64 visto por el frente:

Este es un cartucho de Nintendo 64 visto por detrás:

Esta es una leyenda que viene en la parte trasera del cartucho de Nintendo 64. A la letra dice “No soplar el borde del conector ni tocar con los dedos”:

Porque claro, cuando soplarle al cartucho no era suficiente para que el juego jalara y soplarle al slot de la consola tampoco ayudaba en nada, era momento de usar los dedos cubiertos en un pedazo de tela (por lo general la playera) para tallar el borde del conector del cartucho o el de la consola.

La creencia popular era que los cartuchos no jalaban porque se les había acumulado polvo o mugre en la tarjeta y por ello debía soplárseles.

Pero en realidad esa falla respondía a la manera en que las consolas estaban diseñadas para interactuar con los cartuchos.

El conector de las consolas de Nintendo usaba pines de níquel doblados en determinada posición para ceder ligeramente cada que un cartucho era insertado y para regresar a la posición original cuando este era removido.

Con el uso, cada vez era más difícil que los pines se sujetaran a los conectores del cartucho del juego.

Soplarle a los cartuchos solamente dañaba los componentes.