Pong en el Smithsonian

¿Los videojuegos son un arte? Esta pregunta ha permanecido sin respuesta oficial por más de 30 años. Si consideramos que el videojuego es un programa de computadora creado con el fin de vender y que, dentro de su evolución, incluyó elementos artísticos como la música, el doblaje, la actuación y las artes plásticas; entre otras más, podríamos decir que Halo o Metal Gear es más una compilación de bellas artes que simula ser una película interactiva o algún nuevo estilo de narración que nos otorga a los simples mortales, una capacidad única en muchos sentidos: la capacidad de elección.

El Smithsonian American Art Museum presenta una exposición que pondrá a los videojuegos como un arte equiparable al de maestros como Picasso o Rembrandt; su curador, el tambien programador por más de 17 años, Chris Melissinos, es un jugador empedernido que se considera un bit-baby, osea, una de las primeras generaciones que nació y creció en un ambiente donde las computadoras son un elemento principal en los hogares.

Según Melissinos, considerar esta industria como un arte requiere ir más allá de los elementos musicales y visuales. Este empedernido gamer considera que el hecho de que el primer videojuego haya sido creado hace más de 4 décadas es razón suficiente para tomar en serio lo que significa programar un videojuego.

Se hizo una votación en la página oficial de la exhibición, en la que se podrá elegir los mejores juegos de las cinco eras que han marcado la evolución de esta industria interactiva, desde Pong hasta Battlefield 3.

A veces los videojuegos se comparan con arte surrealista o como un montón de irritantes sonidos midi que no tienen valor narrativo alguno. Todo depende de quién los juzgue. El Smithsonian se caracteriza por la calidad de sus exposiciones y ha dedicado 5 meses para preparar la exposición y demostrarle al mundo que esta actividad es más que un juguete o un pasatiempo pasajero.

Fuente: AllThingsD.

Enlaces Patrocinados
Comentarios