Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

De acuerdo con David Craddock, autor del controversial libro sobre Blizzard, después de Diablo II, el equipo responsable se dividió en dos para “buscar otros horizontes”. Uno de estos equipos intentó combinar la experiencia de este RPG fantástico con un tema espacial que le diera a los jugadores una nueva experiencia que combinara a Diablo con Starcraft. ¿Qué los detuvo de hacerlo?

David Craddock es el autor de Stay Awhile and Listen, un libro que recopila las experiencias y anécdotas de más de 60 empleados y ex-empleados de Blizzard durante la creación de sus más icónicos títulos desde la creación de este estudio. En uno de sus capítulos, Craddock relata la historia de Starblo, el RPG que uniría al infierno con el espacio exterior.

Según el testimonio de algunos empleados de Blizzard, durante un tiempo se creó un equipo especialmente dedicado a construir la experiencia de Starblo. Se planeaba dividir la historia en capítulos y el jugador visitaría diferentes mundos donde se enfrentaría a criaturas totalmente diferentes entre sí, ofreciendo más reto y estrategia al jugador.

El jugador también tenía la posibilidad de armar su nave espacial con la cual viajar a los planetas en busca de tesoro, recursos naturales, dominio por medio de la fuerza y establecimiento de colonias; sin embargo, este proyecto no prosperó más allá de unos cuantos demos jugables programados en 2003.

Problemas como encontrar el nombre adecuado para el proyecto, establecer un modo de juego que se sustentara solo y resistiera los cambios de la industria y el encontrar un equipo de trabajo completo para realizar un título de estas proporciones fueron los que detuvieron que Starblo viera la luz. Quizá en algún futuro podamos ver este proyecto concretado por los chicos de Blizzard ahora que se encuentran en su mejor momento.

 

Referencias: Destructoid, Shacknews.

Desde la Red…
Comentarios