Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El Foro Económico Mundial quiere regular la Inteligencia Artificial

¿Pueden EEUU, China o cualquier país, ponerse de acuerdo en cómo usar y controlar la IA?

El Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), es una organización que reúne a los hombres y naciones más ricos del planeta, en donde cada año se juntan en Davos, Suiza, para discutir los problemas globales.

Pero ahora se reunirán en San Francisco. El WEF anunciará en su próxima reunión la creación del «Consejo de IA», diseñado para encontrar políticas comunes entre las naciones que están observando el potencial y crecimiento de las nuevas tecnologías, como las redes neuronales y toda la IA.

El tema es de importancia fundamental dado los vientos geopolíticos. La IA se está viendo como crítica para la competencia nacional y la ventaja geopolítica. El esfuerzo de encontrar consensos comunes es también importante considerando lo que estamos viendo ahora: el reto de los Estados Unidos y su rival en tecnología, China, partiendo del conflicto que se tiene hoy día con Huawei.

Inteligencia artificial, Google y la poesía personalizada

«Muchos ven la IA a través del lente de la economía y la competencia geopolítica», comenta Michael Sellitto, director del Instituto Stanford para la IA Centrada en los Seres Humanos.

«[Ellos] tienden a crear barreras que reservan la percepción de sus ventajas estratégicas, en acceso de datos o en investigación, por ejemplo», dice Sellitto.

Un número de naciones han anunciado planes en IA en donde prometen priorizar el apoyo económico, el desarrollo y las aplicaciones de la tecnología. Pero los esfuerzos para construir consensos sobre cómo la IA debe ser gobernada han sido limitados.

Este abril pasado, la Unión Europea liberó una serie de guía para el uso ético de la IA. La OECD, la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo, una coalición de países dedicados a promover la democracia y el desarrollo económico, anunció un conjunto de principios para la IA, construyendo así sus propios objetivos.

Pero sería más significativo (y realmente sorprendente), encontrar acuerdos comunes en este tema entre EEUU y China, junto con el resto del mundo, en el tema de la IA. Pero el WEF está haciendo esfuerzos para que esto ocurra.

La apuesta por la Inteligencia Artificial de Microsoft

El evento de esta semana tendrá a docenas de expertos, ejecutivos y creadores de políticas a nivel internacional. Habrá representantes de las Naciones Unidas y de la UNICEF, junto con empresas como Microsoft, IBM, el gigante chino Ping An, entre otras. La reunión tendrá además como invitados a prominentes académicos y políticos de países más pequeños.

Los dos lugares del WEF para el Consejo de IA serán: Brad Smith, presidente y cabeza de los asuntos legales en Microsoft y Kai-Fu Lee, un prominente experto en la IA, inversionista y autor de un libro sobre los súper poderes de la IA, sobre todo en el progreso de China en este campo.

Un uso específico de la IA que es muy sensible es cuando se usa para la vigilancia. Los grupos de los derechos civiles en los EEUU han presionado para que haya más control sobre el reconocimiento facial e particular y en algunas ciudades, curiosamente, ya han ganado en sus peticione, pero desde luego, hay un poco de resistencia en China al respecto.

«El rol que el foro juega es el de una organización internacional imparcial», dice Kay Firth-Butterfield, quien encabeza la IA y el aprendizaje de máquinas en el WEF.

«Estamos buscando áreas en donde necesitamos un puente para brincarnos las omisiones de los gobiernos», comenta.

Ella dice que el nuevo consejo buscará identificar los tres problemas más importantes asociados a la IA: cómo la tecnología puede afectar el futuro del trabajo, cómo la investigación en IA podría beneficiar a los países emergentes y qué usos específicos de la tecnología emergerán.

«Diferentes culturas tienen diferentes valores y la IA es una tecnología que puede codificar valores», dice Jack Clark, quien representará a OpenAI en el evento, una empresa apoyada por las grandes firmas de la tecnología en EEUU.

«Pienso que será un reto llegar a acuerdos en cosas como ‘¿Qué valores deberíamos codificar en un sistema?’ desde una perspectiva global».

Para Clark, el simple hecho de juntar a toda esta gente importante para el mundo, y discutir estos temas ya es ganancia, aunque es claro que ponerse de acuerdo no será algo simple.

Comentarios