Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Android One es el programa de Google que nació en 2014, y que a pesar de que se mantuvo varios años con una aparición en el mercado discreta, fue a partir del año pasado cuando comenzó a tomar mucha fuerza, y este año se está convirtiendo en una esperanza para Android, sobre todo porque Android One es lo que Google quería que fuera Android desde el principio.

Si alguna probaste un Nexus o Pixel y te gustó la experiencia de uso, pues Android One es para ti, si buscas un sistema operativo fluido, sin añadidos innecesarios (aunque a veces muy simples) y sobre todo una política de actualizaciones importante, pues Android One es la opción por la que debes apostar.

Estuve probando Android One durante algunas semanas en un Nokia 6.1, uno de los pocos teléfonos que actualmente cuentan con Android One en México, sin embargo, la firma finlandesa será la encargada de expandir este programa de Google, pues todos sus lanzamientos de este año han sido con Android One, y parece que así lo seguirá siendo durante el futuro.

Así mismo tenemos el caso de Xiaomi, que tiene su Mi A1 en México, y próximamente hará lo propio con el Mi A2.

Como lo mencioné anteriormente, Android One es lo que debió ser Android desde el principio, un sistema operativo controlado enteramente por Google, donde los fabricantes fueran los encargados del hardware y Google del software, claro que esto permitió que hoy en día tengamos capas de personalización muy completas como MIUI, pero también es algo que ha permitido que la fragmentación en Android tenga cifras preocupantes.

Con Android One Google podría cambiar el futuro de Android

Android puro como bandera

Todos los fabricantes que quieren tener un dispositivo con Android One deben ser certificados por Google, es decir, la empresa de Mountain View es la que decide qué smartphones serán parte del programa.

Así mismo, Google no es responsable de las actualizaciones de sistema operativo ni de los parches de seguridad, pero cada fabricante debe comprometerse a actualizar por dos años a la nueva versión de Android disponible en el mercado, así como actualizar el dispositivo con el último parche de seguridad emitido por Google.

Por esta razón debemos decir que no todos los Android One se actualizan al mismo tiempo, pero tendrás las actualizaciones algunos días después de los Google Pixel.

La ventaja de tener Android Puro es que las actualizaciones son constantes, el sistema operativo es fluido y no requiere de un gran hardware para ir bien, además de que la interfaz es la misma en cualquier dispositivo, por lo que es fácil manipular equipos de diferentes marcas.

Sin embargo, uno de los problemas de esto es que muchos ajustes y funciones suelen ser muy simples, un ejemplo es el de los gestos, pues mientras vemos que en Huawei o Xiaomi podemos tomar una captura de pantalla con los nudillos o con solo colocar tres dedos en la pantalla, con Android Puro tenemos que seguir presionando una combinación de botones para lograrlo, ajustar la tonalidad de la pantalla es otro de los casos, sin embargo, esto no es culpa de los fabricantes, sino de Google, que es el encargado de añadir este tipo de funciones nuevas a Android.

Una de las pocas aplicaciones que cada fabricante puede cambiar es la de la cámara, que en el caso de Nokia es sublime, pues no solo es sencilla y fácil de usar para el usuario común, sino que además incluye el modo “Pro” que tanto fascinó a sus seguidores en los Lumia, y que sin duda la vuelve una de las mejores opciones en Android.

Adicional a la cámara podrán encontrar algún detalle distinto entre un teléfono y otro con Android One (siempre y cuando sean marcas distintas), pero aproximadamente el 97% de la interfaz será exactamente igual.

¿Cuál es la diferencia entre Android One y Android GO?

Gran rendimiento sin un gran hardware

Muchos usuarios están acostumbrados a ver cómo sus teléfonos se hacen mucho más lentos con el paso del tiempo, esto es normal en todos los equipos (hasta en los iPhone), pero en el caso de Android es mucho menos notorio en los dispositivos con Android One o los Google Pixel. Esto se debe una vez más al software, que además de estar actualizado es muy ligero, caso contrario a lo que sucede en marcas populares de Android que usan su propia capa de personalización.

Ahora, si a esto le sumamos un hardware poderoso, pues entonces la experiencia mejorará, sin embargo, tampoco es un requerimiento forzoso para ello. En mi caso llevo tiempo usando un Nexus como smartphone personal, y en 3 años únicamente lo he tenido que formatear una sola vez.

Estoy hablando de cómo va a envejecer tu equipo, no de si será capaz de ejecutar cualquier tipo de aplicación sin problema, pues aquí ya interfieren otros factores como el procesador, RAM, etc.

En conclusión, si quieres un smartphone que goce de actualizaciones constantes y seguras, con Android Puro y una fluidez sobresaliente, entonces tal vez tu siguiente smartphone debe ser uno con Android One.

Participa en nuestra encuesta:
Comentarios