Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Google está matando el “ritual de Apple”, y ese debería ser el ejemplo a seguir para otras marcas

El Pixel 4 es el claro ejemplo de cómo debes remar contra las “tradiciones” sin razón de la industria tecnológica.

Esta semana Google ha publicado un video y más detalles oficiales del nuevo Pixel 4, y desde mi punto de vista este ya se ha convertido en el teléfono Android más esperado del año. Y para lograrlo la empresa no necesitó andar publicando rumores, no se necesitaron cientos de filtraciones, ni unboxings con equipos “robados” de algún cargamento en cualquier parte del mundo, lo único que necesitaron para crear todo este hype fue seguir su propio camino, dejar de lado el ritual de Apple y hacer su propio juego. 

¿A qué me refiero con el ritual de Apple?, hablo de ese que creó Ste Jobs y que después la compañía fue perfeccionando con cada lanzamiento, ese donde se niegan todos los detalles y se trata de mantener oculto un producto hasta el último día, el mismo que hace que los directivos nieguen la existencia de un producto del que ya es una obviedad que veremos año con año. 

 Apple es la que inició este ritual de secretismo por un producto nuevo, y de ahí muchas marcas comenzaron a seguir la misma dinámica, no importa que se haya filtrado todo, no importa que cada año tengamos una nueva versión, tenemos que negar todo a como dé lugar, y el día de la presentación mostramos al mundo lo que prácticamente ya todos saben. 

Ya había mencionado que revelar productos antes de tiempo podría afectar las ventas de tu actual dispositivo, pues la gente podría esperar mejor el lanzamiento del nuevo modelo en lugar de comprar el que está actualmente en el mercado, pero vamos, eso pasa incluso aunque no reveles información de tu próximo dispositivo, pues para eso los filtradores se encargan de darle la información al público. 

Galaxy Note 10: filtradas fotos y video del próximo estandarte de Samsung

Si ustedes son de los que normalmente están pendientes de las novedades tecnológicas seguramente se habrán dado cuenta que las presentaciones de nuevos teléfonos suelen ser una reiteración de lo que vimos en los meses pasados, al final con tantas filtraciones ya es muy difícil sorprendernos, pero las compañías suelen gastar millones de dólares en eventos de gran calibre cuando a esas instancias podrían simplemente hacer como Nintendo y sus famosos Direct para presentar su nuevo dispositivo (del que ya prácticamente se sabe todo). 

Segmentando las sorpresas

El problema de las filtraciones es que siempre existe la duda de su veracidad, claro que con el tiempo te vas dando cuenta de cuáles son las fuentes más fiables en el tema, pero aun así la duda nunca deja de estar presente. 

La dinámica de Google es hacer oficiales las características de un teléfono que está a meses de presentarse (probablemente en octubre), y con ello ha generado mayor impacto en la prensa especializada, logra mayor cobertura sobre su próximo teléfono, y parece que cada nueva revelación será mejor. 

Primero reveló el diseño trasero del equipo y confirmó que por fin dejaría de usar una sola cámara trasera, unas semanas después hace oficial el desbloqueo facial y Project Soli (gestos al aire para controlar el dispositivo) en el Pixel 4, ¿qué sigue?, quizá lo siguiente sea una función más específicas de las cámaras. 

Con casa revelación Google vuelve a conseguir cobertura, de hecho es mucho mayor que cualquier filtración por el simple hecho de que es un anuncio oficial, y entonces el día que haga la presentación oficial quizá solo revele el precio y una última y muy esperada función, además de permitir conocer de cerca el dispositivo, todo esto sin tener que montar un gran espectáculo con gente que aplaude cada frase que dicen en el escenario y que dura dos horas mostrando lo que ya sabemos. 

Google está creando su propia forma de presentar un dispositivo, está acabando con el ritual de Apple, y eso es lo que otros fabricantes deberían hacer.