Científicos del Imperial College de Londres nos sorprendieron recientemente con el desarrollo de una memoria USB que mide en pocos minutos la cantidad de VIH en una gota de sangre para determinar si el paciente está infectado con SIDA o no.

La memoria USB funciona produciendo una señal en base a su composición y de esta forma se detecta si hay presencia de VIH. Al realizar la prueba, la muestra de sangre desencadena un cambio de acidez que un microprocesador convierte en una señal eléctrica, la cual mostrará cada componente en la sangre.

Los científicos mencionaron que la memoria USB en realidad no tiene mucha ciencia, pues únicamente realiza el trabajo de equipos de análisis convencionales del tamaño de una fotocopiadora pero reducida a un chip.

El objetivo principal de la creación de esta herramienta no es la detección del virus como tal, sino el ofrecimiento a los pacientes que ya han pasado por una terapia, capaz de bajar los niveles de virus hasta casi cero. Sin embargo, los científicos aseguran que los individuos infectados necesitarán un control exhaustivo.

991 pruebas fueron realizadas y, según los resultados publicados en la revista Scientific Reports, la memoria USB tiene una precisión del 95 por ciento y tarda 20 minutos aproximadamente en presentar el resultado, una medida muy inferior a diferencia de los tres días que tarda un laboratorio convencional.

Una vez realizada la prueba, los resultados inmediatos se almacenan en la memoria y son accesibles a través del puerto USB desde cualquier computadora o smartphone.

Por el momento, este dispositivo sigue en desarrollo, pero próximamente permitirá a los pacientes controlar regularmente su carga viral para mantener al virus a raya y, por consecuente, llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Una de las ventajas de esta memoria USB es el hecho de que facilitará el acceso médico a personas que se encuentran en zonas rurales o marginadas.

La posibilidad de tener un laboratorio de bolsillo para detectar y diagnosticar enfermedades era impensable hace un par de décadas, pero gracias a este tipo de iniciativas tan espectaculares ya será posible ahorrar cientos de pesos en costosas visitas al médico, o en análisis de rutina para llevar a cabo una vida más sana.

Referencias: Nature, Reuters

Enlaces Patrocinados
Comentarios