Lo primero que nos llega a la mente cuando escuchamos la palabra espía es un hombre de traje que resuelve los problemas del mundo mientras sostiene un martini. Ese espía necesita gadgets y parece ser que ahora para las misiones de reconocimiento usará a un pequeño colibrí que en realidad es un robot espía.

Matt Keennon de AeroVironment presentó este dispositivo en una conferencia para prensa en sus oficinas de Simi Valley. Se llama Nano-Hummingbird y se trata de un aeronave de 16.5 centímetros de ala a ala. Este colibrí puede capturar sonido y video gracias a una cámara que tiene en la panza.

Los desarrolladores aseguran que pueden volar en una ventana y grabar información sobre el enemigo sin que éste se de cuenta. Tan sólo es un pajarillo visitando una ventana y viéndose inofensivo. El Nano-HUmmingbird pesa menos que una pila AA y puede volar a 17 km/hr, además de mover sus alas imitando el movimiento de uno real.

El robot voló a la altura de la cabeza de Keennon y luego cayó sobre su mano. Fue fabricado para una agencia de seguridad en Estados Unidos, pero aun no se sabe si saldrá del laboratorio. Parece que los espías del mundo dejarán de poner en su ventana comida y néctar para colibrís.

Fuente: Yahoo! News, Associated Press

Enlaces Patrocinados
Comentarios