No hay duda que Trump ha generado una serie de situaciones incómodas desde que llegó a la presidencia de Estados Unidos. Empezó por firmar una serie de actas que pretendían inhibir la entrada de ciudadanos que viniesen de algunos países árabes. La medida fue protestada y la Corte de los Estados Unidos bloqueó la orden de su nuevo presidente, pero las cosas no se detuvieron ahí.

Trump, quien ha mostrado una política racista, ahora busca que pase una ley migratoria para otorgar visas a quienes hablen inglés y que estén calificados en algún tipo de trabajo. Es decir, que para poder ir a los Estados Unidos la obtención de la visa podrá ser aún más difícil para muchas personas.

La Visa estadounidense para programadores podría limitarse

La idea de esta nueva ley migratoria es la de priorizar a quien hable inglés y que esté calificado. Trump ha dado apoyo a este proyecto, impulsado por dos senadores republicanos, cuyo afán es frenar la inmigración con base en lazos familiares y además, basar la posibilidad de la obtención de una visa basada en los méritos de quien hace la petición.

Hablamos pues de la denominada Ley Raise, la cual se está impulsando desde febrero de este año en el Senado. Los republicanos Tom Cotton y David Perdue, sus creadores, busca priorizar a los trabajadores calificados y a los cónyuges e hijos menores de edad de ciudadanos y residentes legales permanentes sobre las otras personas que quieren entrar a Estados Unidos y que tienen lazos familiares extendidos.

Trump ha señalado que la forma actual en la que se entregan las tarjetas de residentes pone en desventaja a los trabajadores de minoría estadounidenses. El mandatario del país más poderoso del mundo dice: “La Ley rice acaba con la inmigración en cadena y reemplaza nuestro sistema de bajos conocimientos con un nuevo sistema de puntos para recibir una mica. Este proceso de solicitud competitiva favorecerá a los solicitantes que hablan inglés, se sostengan financieramente y sostengan a sus familias, y demuestren conocimientos que contribuyan a nuestra economía”.

Sobre Donald Trump y su miedo a la tecnología

Y para Trump está claro que esta iniciativa busca impedir que los nuevos migrantes cobren del estado de bienestar e impide que el trabajador estadounidense de bajos conocimientos sea desplazado. En este tema el senador por Arizona, Tom Cotton, dijo que la mayoría de los inmigrantes no llega a los Estados Unidos por su capacidad en inglés, trabajo o educación, pues las estadísticas muestran que solamente uno de cada 15 logra triunfar en ese país. Y agregó: “La ley Raise cambiará todo esto, modificando el sistema para otorgar las micas, a quienes sepan hablar inglés, tengan altos índices académicos, o puedan crear una empresa o sea destacado de su campo”, explicó.

Los analistas políticos en los Estados Unidos suponen que esta ley podría tener muchos adeptos y pasar las votaciones. Desde luego que esto es un revés a quienes buscan afincarse en el país del norte. Al mismo tiempo, queda claro que la medida bien podría tener un tono racista y que la Suprema Corte, que ya ha impedido algunas de las ideas de Trump en este sentido, podría también entrar en la polémica en caso de que el Congreso estadounidense diga sí a esta nueva ley.

Referencias: Washington Times 

Enlaces Patrocinados
Comentarios