Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Durante los últimos días han circulado informaciones que indican que Telefónica podría dejar territorio mexicano. ¿Pero por qué?

Las razones serían varias. A nivel global, Telefónica enfrenta dificultades financieras, una deuda que asciende a los 50 mil millones de euros que en parte sanaría con la venta de O2 por 14 mil millones de euros, operación que no pudo concretarse debido a un bloqueo de la Comisión Europea.

En México, los datos más recientes que se tienen en cuanto a la cuota de mercado de las diferentes operadoras, correspondientes al pasado mes de febrero, indican que Telcel sigue siendo el dominante con 66%, seguido de Telefónica (Movistar) con 22% y AT&T con el 10%, que engloba a Iusacell, Nextel y Unefon.

A pesar de que Telefónica es la segunda compañía con mayor número de usuarios en nuestro país, en cuestión de ingresos ocupa el tercer lugar.

El ingreso promedio por suscripción o ARPU (Average Revenue per User) de Telefónica es uno de los más bajos. Datos de la firma de análisis The Ciu, arrojan que un cliente de Movistar gasta en promedio 99.32 pesos, mientras que uno de Telcel consume 150.

“Durante muchos años, Telefónica basó buena parte de su operación en la tarifa de interconexión. Aunque no tuviera tantos clientes como Telcel, las tarifas de interconexión les generaban alrededor de un peso por cada minuto de llamadas recibidas de otras redes, con eso generaban ingreso, el modelo funcionó un tiempo, pero la interconexión se bajó de golpe a 36 centavos y sigue a la baja, hoy es casi una décima parte de lo que era antes”, explicó Ernesto Piedras, director ejecutivo de The Ciu.

De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en México el negocio de las telecomunicaciones tiene un valor de 498 mil 600 millones de pesos, con 107.7 millones de líneas en el mercado móvil y 17.4 millones de ellas sólo en el lucrativo segmento del pospago.

Los rumores también son alimentados por el reciente cambio de mando en la compañía, pues a partir del pasado 1 de julio, Carlos Alberto Morales Paulin fue nombrado director ejecutivo de Telefónica México, después de una década de gestión de Francisco Gil Díaz.

¿Cuáles son los escenarios? Si Telefónica efectivamente dejara el país, AT&T podría absorber la compañía. En términos de regulación no habría impedimento, pues sumaría 28% del mercado en comparación con las dos terceras partes que posee Telcel.

“Legalmente no habría problema, 28% no suena anticompetitivo. Quizá serían obligados a deshacerse de parte de su espectro radioeléctrico”, dijo Piedras.

Telefónica ha invertido en México alrededor de 17 mil millones de dólares. Parece difícil que alguna compañía desembolsara una cantidad así para entrar en el negocio de la telefonía móvil en este momento.

Televisa podría ser, pero es una decisión muy importante para una empresa enfocada en fortalecer y actualizar el fuerte de su negocio que son los contenidos audiovisuales. Podrían ser, pero parece complicado”, añadió el analista.

Adicionalmente, las condiciones regulatorias no terminan de ser lo suficiente atractivas para inversionistas extranjeros. Podría ser que se sumara alguna empresa convergente, una cablera como Megacable, pero lo cierto es que, quien se sume, tendría que hacer una inversión fuerte.

Referencias: IFT, The Ciu

Desde la Red…
Comentarios