Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Stephen Hawking, el científico físico más reconocido a nivel mundial, por lo menos en la actualidad, aseguró hace algunos meses que la humanidad se vería vulnerable ante un inminente final terrorífico a causa de la tecnología, algo así como Black Mirror nos lo muestra. Ya sea por el avance en inteligencia artificial, o por la dominación de extraterrestres.

Incluso Hawking pronosticó que la humanidad se autodestruiría en al menos 100 años, pues el crecimiento tecnológico ha ido en aumento demasiado rápido en cuanto a armas y robótica. Por dicha razón, la NASA y Elon Musk no han dejado de indagar en grandes planes para lograr la colonización en otros planetas con el fin de que la humanidad pueda prevalecer, siempre y cuando se encuentren las condiciones necesarias para sobrevivir.

Sin duda, las especulaciones de Hawking nos denotan que la realidad supera a la ficción, pues todas aquellas historias que a veces nos encontramos en el ámbito cinematográfico podrían tomarnos por sorpresa y vivirlas en carne propia.

El terrible pronóstico de Stephen Hawking para la humanidad

Y no sólo se hablado respecto al avance tecnológico, sino que la toma de presidencia de Donald Trump también podría ser un factor relevante a tomar en cuenta para el deplorable y decadente futuro del mundo. Stephen Hawking se ha caracterizado en los últimos años por alertar mensajes apocalípticos.

Sin embargo, después de todo el realismo y pesimismo del científico, también mencionó que podría haber una posible solución. Esto implicaría que la humanidad conformara un gobierno mundial que controle a todo el avance tecnológico.

“Desde que comenzó la civilización, la violencia ha sido útil a medida que tiene unas ventajas de supervivencia definidas. Está arraigada en nuestros genes por selección natural. Sin embargo, la tecnología está avanzando a un ritmo en el que esta violencia podría destruirnos a todos en una guerra nuclear o biológica. Necesitamos controlar este instinto heredado y arraigado, por nuestra lógica y nuestra razón.”

El problema radica, ante la perspectiva de Hawking, en que la inteligencia artificial es extremadamente buena en cumplir sus metas y si esas metas de pronto se desalinean de las nuestras, tendríamos consecuencias lamentables.

Por ende, el científico sugiere que se desarrolle un gobierno mundial que pueda supervisar el crecimiento y aumento de las inteligencias artificiales. De este modo, la competencia en el sector culminaría y los avances tecnológicos estarían regulados. A su vez, también podrían presentarse otro tipo de grandes retos para la humanidad, pues un gobierno mundial se convertiría en una tiranía.

Desafortunadamente, Stephen Hawking no es el único que piensa que la inteligencia artificial podría acabarnos, sino que Elon Musk también coincide en que pronto la humanidad podría convertirse en irrelevante.

100 mdd y el nuevo plan de exploración espacial de Stephen Hawking

Pese a lo catastrófico que podría parecer, Hawking aseguró sentirse optimista ante la reacción de la humanidad y la forma en que logrará enfrentarse a cualquier tipo de desafío.

No queda más que esperar y evitar a toda costa que la tecnología nos domine, porque bien sabemos que la humanidad siempre se caracterizará por la formación de herramientas, las cuales irónicamente nos terminan formando a nosotros.

Referencia: The Times

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios