Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Edward Snowden, hace unos pocos años, destapó la cloaca sobre la infiltración del espionaje en la vida de todos los estadounidenses. El personaje de pronto se volvió persona non grata en su propio país y eventualmente logró que Rusia lo acogiera. Snowden se convirtió entonces en un espía de lujo, en un país que ahora podía tratarlo como rey sacándole toda la información que podría tener en su poder.

Pero ahora la inteligencia de los Estados Unidos tiene información en donde parece ser que Rusia estaría considerando regresar a Edward Snowden a los Estados Unidos, como si fuese un “regalo” al presidente Trump, quien ha llamado al extrabajador de la NSA un “espía”, un “traidor”, y que merece ser ejecutado.

Esto está de acuerdo a los oficiales que han analizado y recabado reportes muy sensibles de las deliberaciones rusas y que dicen que Snowden sería darle un presente a Trump. Una segunda fuente de la comunidad de la inteligencia estadounidense dice que hay confirmaciones sobre las conversaciones rusas.

Por su parte, al enterarse de esto, Snowden ha dicho que él no trabaja con el gobierno ruso. “Hay evidencia irrefutable de que nunca he cooperado con los rusos”, dice Snowden. “Ningún país hace intercambio de espías pues si esto ocurriera el resto estaría ya temiendo ser el siguiente”, indicó.

“No hay razón para extraditar a Edward Snowden a los Estados Unidos”, esto de acuerdo a la información oficial de la agencia de noticias rusa TASS. “Es una especie de especulación que viene de fuentes especiales. Pienso que el tópico se mantuvo y se mantendrá en el plano político de los Estados Unidos, pero los servicios especiales estadounidenses están jugando con esta historia por momentos de forma esporádica. No hay la mínima razón para discutir esto en Rusia”.

TASS indica que Rusia no vende a las personas. “El tema Snowden no es una oferta en ningún nivel, ya sea político o económico”.

Por su parte, el consejero de seguridad nacional, Juan Zárate, ha dicho que la administración de Trump debe ser muy cuidadosa en aceptar cualquier oferta sobre Snowden que venga del presidente Putin. “Para Rusia esto sería una situación ganar-ganar. Ya ellos le sacaron a Snowden la información que querían”, dice Zárate.

Ésta es la carcasa antihackeo que creó Snowden

Esto podría considerarse una manera de estrechar relaciones un algún desea para una mayor cooperación con la nueva administración, pero no hay dudas que esto llevaría a controversias y casos en los Estados Unidos, alrededor del tema de la vigilancia a los ciudadanos, el rol de la comunidad de Inteligencia de Estados Unidos y el futuro de la privacidad y de las libertades civiles en el contexto del país de las barras y las estrellas.

La Casa Blanca no ha hecho ningún comentario pero el Departamento de Justicia de ese país ha dicho que los Estados Unidos verían con buenos ojos que extraditaran a Snowden, quien enfrenta cargos que lo podrían meter a la cárcel por 30 años. Sin embargo, el vocero de Putin, Dmitri Peskov, dijo que las pláticas sobre regresar a Snowden no tienen pies ni cabeza.

Si Snowden regresara a los Estados Unidos, la nueva administración podría juzgarlo en los términos más duros que estuviesen a su alcance. Donald Trump, este extravagante presidente del país más poderoso del mundo, ha dicho (antes de que fuese elegido) que “si yo fuese presidente, Putin podría mandármelo”. En octubre del 2013 Trump escribió en su Twitter: “Snowden es un espía que debe ser ejecutado”.

Por su parte, el director de la CIA, Mike Pompeo, ha llamado a Snowden a enfrentar la justicia estadounidense. “Pienso que la conclusión adecuada es que se le diese la sentencia de muerte”, dijo hace unos días.

Hay que mencionar que Snowden trabajaba en la NSA (La agencia de seguridad nacional) en Hawaii, cuando empezó a robar documentos secretos que le dio a un periodista en el 2013, exponiendo los detalles de los programas de vigilancia doméstica en los Estados Unidos.

Después de esto Snowden voló a Hong Kong y fue acusado de violar el acta de espionaje de los Estados Unidos. Para ese entonces, Snowden había llegado a Rusia y Moscú le dio refugio extendiendo su permanencia de forma legal hasta el 2020. Edward Snowden ha dicho que si ocurriese la extradición él estaría tranquilo porque hizo lo correcto

Zárate dice, sin embargo, que no está claro para nadie si Putin extraditará a Snowden e indica que es uno de esos casos raros que tienen grandes implicaciones diplomáticas de tal manera que puede pasar cualquier cosa. Concluye con esto: “Pienso que al final del día Moscú es quien tiene las cartas”.

Referencias: NBC News 

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios