Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El Senado de México ha aprobado la primera ley contra la tortura, que obliga a los policías a utilizar un dispositivo satelital GPS para monitorear la detención de un presunto delincuente, su traslado y presentación ante el Ministerio Público.

Ésta lleva por nombre Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes y con ella, se castigará hasta con tres años de cárcel o 200 días de multa a los integrantes de los cuerpos policiacos y funcionarios públicos de todos los niveles que traten de manera inhumana o degradante, incluso con ofensas verbales, a los detenidos no violentos.

La ley fue aprobada por unanimidad por todas las fuerzas políticas, luego de casi 24 horas de negociación con el gobierno federal y con el ejército mexicano. Es importante resaltar que la legislación no considera tortura los sufrimientos físicos o psicológicos causados por medidas legales o las inherentes o accidentales a éstas, así como por el uso legítimo de la fuerza.

Imagen de Excelsior

Imagen de Excelsior

Esta nueva ley establece un plazo máximo de dos años para que los cuerpos policiacos cuenten con este dispositivo. Junto con ella, también se anunció la creación del Mecanismo Nacional de Prevención, integrado por expertos independientes que formarán parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), para hacer visitas sorpresa a cualquier centro de reclusión, incluidos los de tipo militar.

Ellos podrán entrevistarse libremente con cualquier persona privada de la libertad o con el personal que labore en dichos lugares, las ocasiones y el tiempo que sea necesario, en total privacidad, si así se requiere, esto con el fin de tener una mejor vigilancia de sus actividades.

Referencias: Excelsior, SanDiegoRed

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios