En Sydney, Australia, se encuentra una de las construcciones más emblemáticas: la Sydney Opera House. Ahí se ha instalado hace tiempo la pantalla IMAX más grande del mundo, con 29.5 metros de alto por 35.7 metros de ancho. Después de un año de planeación, esta pantalla IMAX, que está en el complejo Darling Harbour, se decidió reemplazarla.

La pantalla es más que solamente un pedazo de tela vinílica, perforada y pintada con tinta plateada. En realidad es un sinfín de números: pesa 800 kilogramos. Tomó unos 350 kilogramos de pintura para cubrir toda su superficie en 12 días. Tiene más de 1000 metros cuadrados. Tomó un año de planeación y 250,000 dólares para hacer el trabajo completo de instalación.

El CEO de IMAX, Mark Bretherton, dijo que IMAX Australia está reemplazando la pantalla para darle a los visitantes una experiencia más grande, mejor y más brillante en 3D, pero añadió que la compañía no piensa reemplazar pronto el proyector en favor del digital, debido a las problemáticas que ello implica.

Fuente: ZDNet

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios