Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Bruselas

Durante las primeras horas de la mañana de este martes estallaron tres bombas en Bruselas, Bélgica, dejando, hasta el momento, un saldo de 34 personas muertas y más de 200 heridos.

Los hechos tuvieron lugar en el aeropuerto y el metro de la capital belga, paralizando la ciudad y gran parte de Europa, debido a que otras terminales aéreas suspendieron actividades ante el riesgo de este ataque terrorista, que fue asumido por el Estado Islámico.

El primer ataque se registró alrededor de las 8:00 de la mañana cuando, según los primeros reportes, algunas personas se hicieron estallar al interior y al exterior del aeropuerto, inclusive hay versiones de que previamente se registró un tiroteo.

Minutos después, se registró otra explosión en la estación de metro de Maelbeek, que se encuentra en las inmediaciones de las principales instituciones europeas con sede en Bruselas y de oficinas del Gobierno, como la del Primer Ministro de Bélgica, en una zona céntrica de la ciudad.

Todo esto ocurrió a sólo unos días de que el principal sospechoso de los atentados de París, ocurridos el 13 de noviembre de 2015, fuera detenido en esa ciudad el viernes pasado.

La atribución de los atentados por parte de la organización autodenominada como Estado Islámico se difundió a través de sus propios canales de internet mediante un comunicado escrito en francés y árabe.

Los ataques ocurrieron a pesar de que había versiones de la posibilidad de que ocurrieran y que las calles de Bélgica y otras ciudades europeas se encontraban bajo vigilancia extrema.

En esta época, las terminales aéreas europeas registran mayor movimiento de personas debido al periodo vacacional en la mayoría de los países del continente.

Las redes sociales

Durante los primeros minutos de los atentados, usuarios de redes sociales compartieron imágenes de los hechos, mostrando personas heridas en frente a los mostradores de la terminal aérea, así como el desalojo de los vagones del metro en túneles llenos de humo.

Asimismo, la televisión inició la reconstrucción de hechos tomando las imágenes y testimonios que los testigos de los hechos compartían a través de sus cuentas de Facebook e Instagram.

Asimismo, a través de esa vía, las autoridades locales y europeas han emitido sus posturas con respecto al ataque, al mismo tiempo que mantienen informada a la población sobre las medidas de seguridad que deben tomar.

A diferencia de lo que pasó en otros grandes atentados terroristas perpetrados en ciudades de occidente, como los de Nueva York en 2001 o Madrid en 2004, hoy las redes sociales y el acceso a la tecnología, que hace que prácticamente todas las personas tengan en su mano una cámara, se pudo conocer casi de inmediato cómo se registraron los hechos y sus consecuencias.

Al igual que sucedió en los atentados de París, los usuarios de las redes sociales también han aprovechado ese medio para difundir muestras de solidaridad, tanto en mensajes como en imágenes, como las que se muestran los colores de la página de Bélgica o representaciones del personaje Tin Tin, cómic que fue creado por el Belga Georges Remi.

Por su parte, Facebook activó su sistema de comprobación de estado de seguridad, mediante el cual los usuarios pueden avisar a sus contactos que se encuentran a salvo, y en Twitter, desde hace varias horas, los trending topics mundiales han sido los relacionados con los atentados.

Tuits con videos de testigos

Muestras de solidaridad

Desde la Red…
Comentarios