Hace unos pocos días, Raspberry Pi inició la fabricación de su computadora de 25 dólares, según anunciaron en su blog . Esto significa que las primeras unidades llegarán a estar listas para finales de enero. El primer lote será del modelo B, aunque ya se podrá comprar el modelo A. Los detalles sobre la cantidad total de computadoras Raspberry Pi que estarán disponibles sigue siendo un misterio, pero bien saben los de esta empresa (que no parece tener fines de lucro), que habemos muchos ya ansiosos de jugar con este nuevo dispositivo.

Cabe decir que la fabricación no pudo manejarse como ellos esperaban. La Fundación Raspberry Pi quería hacer todos los equipos en el Reino Unido, pero hallaron problemas importantes: Por ejemplo, los tiempos para los fabricantes en cualquier negocio dentro de Inglaterra era de entre 12 y 14 semanas (comparados contra las 3-4 semanas del lejano Este). Esto habría significado esperar más de tres meses en lugar de más de tres semanas para comprar una Raspberry Pi y decidieron que esto no era aceptable.

Segundo, hallaron que en el Reino Unido los precios varían enormemente de acuerdo a las capacidades de las fábricas. Si la fábrica tenía la suficiente capacidad para hacer el trabajo, entonces típicamente ponía precios muy altos; esperaban un diferencial entre los precios ingleses y los del lejan Este, pero los precios que les daban no solamente les quitaban cualquier margen de ganancia, sino que además, los ponían en números rojos.  Algunas fábricas les ofrecían precios con utilidades marginales, pero a lo más podían producir un par de cientos de unidades por mes, e incluso entonces podían lograr cinco dólares por cada unidad fabricada si se movían al lejano Este.

Cuando se está hablando de más de diez mil unidades por lote, perder esa suma de dinero para caridad, una suma que podríamos gastar en más fabricación, más trabajo y más investigación y desarrollo, estaríamos hablando de que mantener todo el proceso de fabricación en Inglaterra sería para empezar, irresponsable, dijeron los de Raspberry Pi.

Otro problema que mencionan en el blog de Raspberry Pi es que si fabrican su máquina en el Reino Unido, entonces tendrían que pagar más impuestos. Si una firma británica importa componentes, tiene que pagar impuestos sobre ellos (y la mayoría de los componentes no se hacen en el Reino Unido). Si, por ejemplo, un dispositivo completo se hace fuera del país y se importa al Reino Unido, con todos los componentes soldados en la tarjeta, no atrae ninguna obligación de importación. Esto simplemente significa que fabricar en Inglaterra resultaría incluso ineficiente en términos de impuestos y por ende, se decidió hacer la fabricación fuera del país.

Hoy por hoy, indican los de Raspberry Pi, la manera en como se manejan los impuestos dentro del Reino Unido es de locos. Con los criterios que se manejan, dañan los negocios, la innovación y el desarrollo. Por todo esto, la gente de la ya famosa computadora de 25 dólares, se fue a Taiwán y China para fabircar sus dispositivos, al menos en un primer lote. Siguen buscando alternativas en el Reino Unido, pero hasta el momento, investigan la posibilidad de que el modelo A (que se espera con menos demanda del modelo B), fuese fabricado todo en Inglaterra. Parece ser que esto podría ocurrir.

Pero en el mientras las buenas noticias es que en un mes, aproximadamente, empezarán a vender la Raspberry Pi. Quiero creer que al principio habrá colas por hacerse de una de estas computadoras, así que habrá que tener paciencia.

Enlaces Patrocinados
Comentarios