Todos hemos tenido la experiencia de comprar algo costoso, llevarlo a casa, sacarlo de la caja y encontrar que algo no anda bien. Tal vez tiene un raspón o alguna imperfección o quizá carece de una característica que buscabas tener desesperadamente e inclusive podría ser que simplemente el producto no funcione propiamente. En cualquiera de estos casos, lo natural es regresarlo de inmediato.

¿Entonces, qué les pasa después? Cuando se trata de productos tecnológicos como computadoras de escritorio o portátiles (incluso impresoras, teléfonos y más) a menos que sean irreparables, hay muchas probabilidades de que lo que regresaste vuelva a estar en los estantes. Y es muy factible que su precio se vuelva mucho más atractivo.

Eso no quiere decir que el producto devuelto esté descompuesto. La mayoría de los fabricantes se encargan por de que vuelvan a funcionar como nuevos, incluso si no lo son. Por supuesto, necesitas ser cuidadoso. No hay un entendimiento propio respecto a lo que consiste el que una PC sea “refurbished” (renovado), “remanufactured” o “reaconditioned”, pero con un poco de sentido común en las compras, probablemente encuentres un sistema poderoso y casi nuevo que te ahorrará varios pesos.

Cuando vendes un carro, prácticamente “lo que ves es lo que te llevas”. Claro, puedes cambiar las llantas u otras partes, pero esencialmente conservas lo mismo. Esa es la razón por la que no se deben de alterar los odómetros (medidor de kilómetros recorridos) ya que hablan de cuánto uso ha recibido el auto. Pasa lo mismo con una PC.

En el caso de las computadoras, el fabricante correrá las pruebas debidas para asegurar que lo que haya sido de desagrado del comprador sea el único problema que tiene el sistema, posteriormente hará lo que sea necesario para arreglarlo.

Los discos duros se limpian por completo y el sistema operativo se instala de nuevo. Si es una computadora de escritorio, seguramente recibirá un nuevo mouse y teclado. Después el equipo es probado y verificado de nuevo, justo como se hizo antes de haber sido puesto a la venta por primera vez, se coloca en una caja nueva y vuelve a estar disponible para su adquisición.

Legalmente no puede ser llamada “nueva”, lo que significa que usualmente será puesta a la venta a un precio menor del que originalmente tenía aún cuando, a ojos de cualquiera se vea como nueva. Algunas computadoras son nuevas, de hecho, ya que nunca salieron de la caja (tal vez la orden fue cancelada, por ejemplo). En caso de encontrar ese tipo de producto “open box” (de caja abierta) puede que le hayas pegado al gordo.

Esto no se parece en nada a comprar una PC de un propietario anterior, ya que al adquirir un producto del fabricante tendrá de nuevo una garantía, al menos por un tiempo, así que si algo sale mal (y eso suele pasar poco tiempo después de la compra) estarás cubierto. Si la computadora viene sin garantía, no es recomendable comprarla.

Te sugerimos comprar un refurbished directamente del fabricante ya que los componentes reemplazados durante el reacondicionamiento deben de ser los mismos. Si la empresa que la reparó es un tercero, tal vez haya usado algo distinto.

Finalmente, ve con alguien en quien confíes y verifiquen varias veces la póliza de devolución de forma que no te quedes atorado con el aparato de alguien más que ya no funcionó sólo por querer tener un poco de fe ciega.

Fuente: PC Mag

Imagen: Frugal Village

Enlaces Patrocinados
Comentarios