Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

original

Oracle perdió en mayo una demanda contra Google, cuando un jurado federal determinó que el gigante de las búsquedas no incurrió en faltas al usar los APIs de Java, de acuerdo a los derechos de autor de los Estados Unidos, que permite el uso de material con derechos de autor en circunstancias limitadas, según sea el propósito es comercial y el efecto del uso del material o el potencial económico.

La batalla legal entre Oracle y Google ya duró seis años y, en la última demanda, Oracle pidió 9 mil millones de dólares por daños. Un juez ya había rechazado los argumentos de Oracle pero la empresa no cede ni se rinde. Y probablemente 9 mil millones de dólares sea un buen argumento para insistir en su queja.

El 6 de julio Oracle volvió a presentar una demanda en la Corte Distrital de San Francisco y pidió al mismo juez, William Alsup, que cambiara su veredicto. La compañía citó casos legales diciendo que el uso que hace Google de los APIs no es legal si el usuario adquiere recompensas financieras por el uso del material con derechos de autor.

Google, según Oracle, ha ganado más de 42 mil millones de dólares por su proyecto Android, que usa estos APIs en disputa. Oracle piensa que lo que ha hecho Google no tiene precedentes en la ley.

La nueva demanda pide al juez que se adhiera al concepto más tradicional sobre el “uso justo” de algo, por ejemplo, usando es una crítica, comentario, reporte de noticias, enseñanza, investigación, etcétera. Pero el juez Alsup ha notado que así como hay propósitos comerciales, también los hay que no son comerciales, y como parte de esto se encuentra la plataforma de código abierto llamada Android.

Google, en tanto, ha argumentado siempre que el código de Java fue libre y gratuito a todos y que éste es el uso que se le da. Durante el último caso entre estas empresas, Google argumentó que Sun Microsystems, autora de Java en los años 90 , nunca tuvo problemas con Google debido a que ellos usaban Java en sus sistemas, pero Oracle compró todos los activos de Sun y empezaron las complicaciones.

“Nosotros no pagamos por las cosas gratuitas y abiertas”, comentó Larry Page, CEO de Google, cuando testificó ante el jurado. Pero evidentemente Oracle sólo ve dinero en esta demanda y buscará ver cómo sacarle unos miles de millones a Google.

Claramente si Android no hubiese tenido el éxito que ha tenido, probablemente Oracle jamás habría siquiera pensado en demandar a Google. El asunto, en la opinión de quien escribe, es una cuestión de dinero y no de lo justo, o del abuso de material con derechos de autor. En el fondo Oracle quiere parte de las ganancias de Android. Ése es todo el problema.

Referencias: Silicon Valley 

Desde la Red…
Comentarios