seguridad_aviones

Después de que en días pasados dos personas intentaron detonar explosivos en aviones comerciales, las autoridades norteamericanas han empezado a tomar acciones, entre las que destacan nuevas regulaciones para los viajes que van hacia los Estados Unidos. Aunque por el momento no parecen ser ya oficiales, se espera que pronto se consideren así.

El New York Times reportó que nadie puede moverse de su asiento en la última hora de vuelo. Esto significa que ni idas al baño, nada de levantarse para tomar la maleta de mano del compartimiento correspondiente. Así, cuando el avión está por aterrizar, uno debe estar prácticamente pegado al asiento.

Fuentes múltiples destacan que se prohíben los dispositivos electrónicos en vuelos internaciones. No puede uno ni llevarse su consola portátil para distraerse de unas imperiosas ganas de ir al baño. Esto se aplica a los vuelos internacionales y aunque la autoridad norteamericana no ha hecho ningún anuncio, se espera que sea una medida temporal o que las restricciones sean menos severas una vez que la política oficial sea más precisa.

De acuerdo a @charleneli, en Twitter, esta es la situación:

Nuevas reglas de vuelo: inspección a las personas. No electrónica de ningún tipo en vuelos internacionales a los EEUU.

Sin embargo, la TSA (la autoridad norteamericana responsable de la aviación) indicó en un comunicado que la política sobre el uso de dispositivos electrónicos será basada en caso por caso, es decir, se tomará la decisión para cada pasajero en lo particular:  “Los pasajeros que viajes de destinos internacionales a los EEUU pueden notar medidas de seguridad adicionales. Estas medidas están diseñadas para ser no predecibles, por lo cual los pasajeros no deben esperar ver lo mismo en todos lados. Debido a la saturada temporada de fiestas, ambos, los pasajeros domésticos e internacionales deben llegar con más tiempo para realizar sus trámites para viajar“.

Un pasajero que viajaba a los Angeles, en un vuelo de British Airways, indicó que todo fue como antes. No hubo restricciones en el uso de aparatos electrónicos hasta prácticamente el momento de iniciar el vuelo o el descenso (como usualmente se hace). Lo curioso fue que la aerolínea apagó la pantalla donde se despliega el mapa de dónde va el avión, a petición del gobierno norteamericano.

Queda claro que estos incidentes de los supuestos terroristas han puesto la alarma en la paranoia norteamericana. Es claro que los individuos involucrados encontraron un agujero en la seguridad de los aeropuertos y ante la potencial amenaza terrorista, real o falsa, todos los pasajeros pagan las consecuencias.

Fuente: Gizmodo

Enlaces Patrocinados
Comentarios