Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El proyecto Mars One, la primera colonia humana en Marte, ha muerto

Mars One Project, la iniciativa privada para mandar una colonia de humanos a Marte, ha sido declarada en bancarrota por una corte en Suiza.

Marte es el siguiente gran sueño en la conquista del espacio y aunque en general se requiere de muchísimo dinero para este tipo de aventuras espaciales, no faltan ahora las empresas privadas que quieren entrar en este nicho. Mars One buscaba poner a la humanidad en el planeta rojo, pero desafortunadamente el sueño ha terminado. Mars One Ventures, la parte con fines de lucro de la misión Mars One, fue declarada en bancarrota en enero pasado, pero no se reportó hasta ahora por parte del editor de Reddit, quien halló la información al respecto. Mars One fue una idea del empresario Bas Lansdorp, fundador de la compañía Ampyx Power, que promueve las energías verdes.

La Tierra está cambiando de color por el calentamiento global

Mars One estaba dividida en dos partes, la que no tenía fines de lucro, la llamada Fundación Mars One y la que tenía fines de lucro. La empresa con sede en Suiza fue declarada en bancarrota por la corte de Basel el 15 de enero del 2019, que en ese entonces valía unos 100 millones de dólares. Mars One Ventures PLC, la parte británica de la firma, aparece como “dormida”, es decir, sin actividad, con menos de 20 mil libras en su cuenta bancaria.

No hay datos de la parte sin fines de lucro, la Fundación Mars One, la cual se fundó con cargo a la parte comercial. Bas Lansdorp comentó que la fundación sigue operando, pero no puede actuar sin fondos. Lansdorp declinó dar detalles sobre cómo está trabajando con otras compañías para encontrar una solución que haga que el proyecto se vuelva de nuevo viable.

Y curiosamente, en lugar de buscar apoyo del gobierno o de la filantropía, Lansdorp piensa que la Tv podría dar los fondos necesarios para reiniciar el proyecto. Y su idea tiene sentido: imaginen una cadena de televisión usando esta misión a Marte como el más extraordinario “reality show” que uno pudiese imaginar. Los astronautas elegidos a la misión se elegirían de un conjunto de voluntarios, de donde se harían los respectivos documentales sobre sus vidas. Este show podría ser sin duda un fuera de serie y venderse a todo el mundo. Hay que reconocer que esta idea podría tener un enorme potencial.

Cabe señalar que el último anuncio hecho por Mars One fue en julio del 2018, cuando se logró una inversión con Phoenix Enterprises. Esta empresa dio una inyección de unos 12 millones de euros en un año, lo que valía en su momento unos 14 millones. Este dinero se habría usado para patrocinar la fundación Mars One y re-listar Mars One Ventures en la bolsa de valores de Frankfurt. Esto además, aparentemente, también se habría utilizado para poner a los posibles candidatos a la misión a probar sus habilidades en una localidad desértica, simulando el habitat marciano.

Sin embargo, las ambiciosas metas de Mars One siempre se cuestionaron, sobre todo considerando el costo de un reality show contra el costo de un lanzamiento de un cohete tripulado. Los investigadores del MIT analizaron el proyecto Mars One, indicando que Lansdorp simplemente estaba mandando al matadero a los posibles colonizadores. Lansdorp refutó eso en una entrevista en el 2015, a todo esto.

No obstante, todo esto, es claro que una misión a Marte es más que un sueño, es un problema técnico gigantesco y quien se lance en este tema tiene que tener bien claro que son muchos millones de dólares para realizar una misión de esta naturaleza. Aparentemente Lansdorp perdió el enfoque correcto o su imaginación lo llevó a instancias fuera de la realidad. Como sea, hoy por hoy, Mars One está muerto.

Comentarios