Hacer las compras de la casa, de regalos por temporada o para algún cumpleaños, así como acompañar a alguien a recorrer tiendas por horas, son actividades que no a todos les agrada hacer, sobre todo porque algunas de ellas se hacen por obligación. Diferente es el caso cuando se trata de adquirir algo para uno mismo, mejor aún si se trata de algún dispositivo para aumentar tu arsenal geek.

Hablando de compras, el término geek puede aplicar para muchas cosas, desde un gadget hasta alguna figura de colección relativa a una película o serie televisiva; en este caso nos enfocaremos en darte algunas recomendaciones para cuando compres dispositivos electrónicos.

Una vez que tienes en mente lo que quieres comprar, llega el gran dilema: cuál de todos los dispositivos existentes en el mercado es el que va a satisfacer todas tus necesidades, además de ser de calidad y por el mejor precio que puedas hallar.

Para encontrar el modelo adecuado de computadora, celular, consola de juegos o lo que quieras, el primer y mejor recurso al que puedes recurrir es obviamente la Internet; la Web está plagada de sitios (el mejor de todos es unocero.com, por supuesto) en donde se hacen revisiones, pruebas, comparaciones y todo lo que puedas imaginar a la mayoría de los gadgets.

El problema a veces es que no siempre vas a poder llegar a una página en español; si los idiomas extranjeros no son tu fuerte, puedes usar algún traductor de páginas Web como el que ofrece Google; aunque las traducciones no siempre son 100% coherentes, podrás acercarte en mucho a la comprensión total de lo que estás leyendo. Si lo que estás consultando es un video, existen casos en los que Youtube ofrece subtítulos que pueden activarse desde la barra de abajo en el botón que dice “CC”.

Otra excelente manera de sacarte de dudas es acudir a una tienda de electrónicos de las que se comienzan a ver más y más sucursales por las grandes ciudades. Estas tiendas están divididas por departamentos y prácticamente en todos tienen a disposición del cliente un modelo de cada gadget para que se pueda acercar y probarlo sin presión alguna.

Si haces esto, es recomendable que pienses previamente qué es lo que más necesitas poder hacer con el dispositivo para que así, al tener en frente el modelo de prueba, resuelvas fácilmente si es el que será el objeto de tus ojos por los siguientes meses o si es mejor seguir buscando.

La calidad del aparato es cosa distinta, ya que en la mayoría de los reviews que encuentres puede que hablen de los materiales con los que está fabricado el dispositivo, e incluso que le hagan alguna prueba de resistencia, pero nada como obtener la información de otro usuario como tú que ya haya probado el producto que quieres.

Para encontrar ese tipo de recursos, basta con utilizar tu motor de búsqueda favorito que te redirija a algún foro, página de preguntas y respuestas o cualquier otro medio en el que usuarios promedio viertan sus comentarios en que evalúan la calidad de los gadgets que ya han vuelto de su propiedad.

Por último está el precio. Dependiendo de cuál sea tu presupuesto así como tu voluntad a desembolsar cierta cantidad de dinero, será el lugar donde podría ser más apropiado adquirir tu nuevo dispositivo electrónico.

Una vez más, el  principal recurso al que se puede acudir es la Web; ya sea que uses alguno de los sitios de comparación de precios  como el de este enlace o que entres a consultar el costo de los gadgets en páginas de compra y venta entre individuales, hallarás que la cantidad a pagar por un electrónico nuevo podría variar considerablemente.

Lo más sensato es acudir a una tienda bien establecida en la que además de comprar con seguridad, te dan la certeza de que el producto tiene una garantía de al menos un año con el fabricante, aunque suele ser el lugar en el que más billetes vas a gastar; siempre queda la muy útil opción de los “meses sin intereses”, pero eso debe ser usado con todo el cuidado para no terminar endeudados.

Si eliges ir por el camino más “alternativo” como el de hacer compras por Internet de vendedores con poco reconocimiento o ir a alguna plaza comercial de venta al menudeo en locales pequeños, nunca dejes de tener en mente que una sorpresa desagradable podría estar a la vuelta de la esquina, pero  también podrías tener la fortuna de hacer la mejor compra de tu vida.

Para asegurarte de que nada malo ocurra siempre hazle caso a tu sentido común y elige al proveedor que tenga algún historial en el caso de las ventas en línea; si vas a un local, uno puede olfatear cuando está tratando con personas que no son realmente de confiar.

¿Qué otras recomendaciones tienes tú que hayas acumulado en tus operaciones de compra de gadgets? Compártelas con nosotros. ¡Felices compras geek!

Enlaces Patrocinados
Comentarios