Después de mucho tiempo jugando demasiados títulos, uno en particular capturo mi atención y mi devoción estos últimos días. Far Cry 2. Como ustedes saben soy un acérrimo fan de los FPS (First Person Shooters o gatilleros de primera persona), y este juego en verdad supero mis expectativas iníciales.

Far Cry 2 la secuela a su titulo homónimo, es únicamente secuela de nombre, es decir únicamente heredo el nombre de franquicia ya que en este no seguimos la historia del personaje del anterior ni de los poderes que uno tenía. En este toma un ángulo un poco más realista de un mercenario, botando todas las mutaciones y demás cosas curiosas y exageradas del anterior , en lugar de eso tendrás que hacer misiones en un gameplay de open world (es decir el terreno es abierto y tú decides como atacar el juego, en qué orden) y tendrás un poco de amigos para que te cubran la espalda. En Far Cry 2 juegas como uno de 9 mercenarios con su propia historia, look y nombre, aunque esto no es parte fundamental en el juego pues no sirve de nada en la historia y solo vez las manos y pies de tu personaje, así que es únicamente para el “disfrute” de pocos. La historia es lineal en el sentido de que te encuentras en una parte (ficticia) de África que está en medio de una guerra civil y tu misión es matar al Jackal “Chacal” que es un traficante de armas, pero las guerrillas no hacen tu trabajo nada fácil y tendrás que hacer unos tratos tu también para poder salir con vida. Pero la parte “gris” de la historia moral de que a final de cuentas estas en una guerra civil es un gran ambiente para un juego de pistolas y factores económicos.

El diseño del juego es magnífico te encuentras con una extensión de tierra masiva, con un ciclo de día y de noche, tomas misiones de gente “importante” (recordemos que a final de cuentas eres un mercenario) y se te paga en diamantes la única moneda con valor real en la “zona de guerra”. Las misiones principales mueven la historia mientras que las misiones extras te ayudan a incrementar tu cuenta bancaria ficticia para comprar mejores armas, y las misiones de “cuates” donde te ayudan a mejorar tu relación con determinada agrupación y tener un poco de cosas extras. El punto es hacer determinadas misiones para poder acercarse y rastrear lo suficiente a The Jackal y poder terminar tu trabajo. Con tantos kilómetros cuadrados digitales, hay vehículos disponibles y hay pequeños atajos como paradas de camiones para recorrer el terreno de manera más “eficiente” pero cuando les digo que el área es masiva, créanmelo uno se puede tardar mucho trasladándose de punto A a punto B para hacer una determinada misión. Pero no se preocupen con muchos diamantes escondidos y muchas guerrillas haciéndote compañía el juego te invita a explorar la mayor extensión de tierra posible. Y aunque tienes ayuda de un rastreador y de tu GPS puede llegar a ser desesperante de vez en cuando.

La parte más importante de un FPS es la acción, y la hay en grandes cantidades. Quitando tu guarida (donde tienes tus armas, cama , etc) siempre encontraras alguien dispuesto a poner una bala en tu cabeza, lo cual me lleva a unas cosas interesantes, no solamente tendrás que preocuparte de los balazos si no también tendrás que hacerte cirugía para quitarte algunas balas que te pudieron haber dado, y creo que es el primer juego en la historia en darte malaria, la enfermedad, como estándar en un juego, tendrás que tomarte una que otra pastilla cuando tu pantalla se pone borrosa. Y esto le añade mucho al gameplay, pues a veces tendrás que hacer misiones para reabastecerte de medicina. Como siempre puedes agarrar armas de enemigos que ya mataste, pero estas a veces se traban, no funcionan, o simplemente no era lo que buscabas y el juego básicamente te manda el mensaje claro de comprar tu propio arsenal y hacerlo crecer y tener tu propio stock de tus armas predilectas en tu guarida.

En la parte de multiplayer es un juego bastante normal, los mismos tipos de juego y algunas clases ya predeterminadas, el enfoque es mas en la historia, pero aun así es una excelente experiencia en línea. Aunque el editor de mapas es la característica más interesante que tiene el juego, te permite hacer tus propios mapas, hacer el terreno con pendientes y surcos a tu gusto, meter vegetación, etc, y fácilmente compartirlo en línea. Gracias a Dios hay un filtro de votación en línea para los mejores mapas, así la que los mejores mapas saldrán a la luz más pronto, y esto hace que tu experiencia en multiplayer sea mucho más duradera, porque no sabes que sorpresas nuevas habrá en mapas distintos.

En conclusión, es un excelente juego recomendado para fanáticos del género, vale la pena jugarlo.

Sin más por el momento, me retiro.

Rock On

Monch

Enlaces Patrocinados
Comentarios