Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

485(1)

Ingenieros de la Facultad de Ingeniería (FI) UNAM han desarrollado un dedo protésico con mecanismo hexacicloidal capaz de ejercer fuerza, similiar a como lo harían los dedos de una mano. Una innovación que pretender dar un paso adelante para contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas discapacitadas.

Francisco Cuenca Jiménez, integrante del grupo de Prótesis del Departamento de Mecatrónica de la FI, explicó que el sistema consiste en la aplicación de seis engranes planetarios que giran mediante un motor sobre un mecanismo central o sol, “de ahí surgió el nombre de hexacicloidal”.

El sistema básico consiste en tres cuerpos (dos engranes y una barra) y para que tenga movimiento se requieren dos motores que permiten que uno de los engranes rote como lo hace la Tierra alrededor del Sol, es decir, gira y se traslada. “Es un tren planetario, al cual también se le conoce como epicicloidal”.

“A partir del desarrollo se crearon los otros cuatro dedos para complementar una prótesis mecánica de mano que nos ayudará a satisfacer una tarea que no se había realizado con las prótesis existentes: ejercer fuerza además de movimiento”.

En América Latina hay un rezago en la creación de estas tecnologías. En el caso de reemplazos de mano, aún se usan prótesis mecánicas tipo pinza, cuya funcionalidad es limitada y su movimiento requiere grandes esfuerzos de los usuarios. Esta nuevo dispositivo además ayudaría a ejercer fuerza.

aca18_tira2

“Hasta ahora, las prótesis son dolorosas para quienes las utilizan por tiempos prolongados, además de ser caras. Las más económicas oscilan entre 10 mil y 15 mil pesos, de ahí que el grupo persiga un objetivo doble: no sólo desarrollar una más útil, sino también más accesible”.

Asimismo, expuso que los aparatos existentes en el mercado generan movimiento y algunos no ejercen la fuerza necesaria para tomar una botella, una bolsa de mandado o levantar una cubeta, por ejemplo.

“Pretendíamos abatir esas restricciones, pero el espacio nos limitaba para colocar mecanismos que permitieran el movimiento y la fuerza necesaria. La opción era colocarlos en la palma o en el antebrazo, pero ello incrementaba el volumen y el peso. No podíamos crear una prótesis pesada que sustituyera una mano porque entonces se desequilibraría el cuerpo y daría paso a otras patologías”.

“Ante tal escenario, nuestra intención es una creación lo más similar a una mano o brazo humanos para romper el estigma psicológico que representa un miembro artificial y para disminuir el peso”, agrego.

En un futuro, los creadores esperan que las manos artificiales que tengan la ventaja de hacer más movimientos y ejercer más fuerza. “Restaría diseñar el sistema electrónico para su funcionamiento”.

Referencia: UNAM

Desde la Red…
Comentarios