Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Facebook es la red social más poderosa del mundo, pero también la más estricta y, recientemente, la más golpeada por los medios. Ahora, Mark Zuckerberg y su compañía se enfrentan a un nuevo escándalo, uno particularmente potente y que provocó una caída en el valor accionario de la compañía de 37,000 millones de dólares en tan sólo 24 horas hasta la mañana del martes.

Facebook se disculpa por censurar una “Venus” prehistórica

Se trata del cúmulo de artículos surgidos por investigaciones periodísticas que señalan a la consultora Cambridge Analytica por el uso indebido de datos de más 50 millones de usuarios tan solo en Estados Unidos. De acuerdo con informes de medios de alto impacto como The New York Times y The Observer, la información habría sido utilizada para manipular psicológicamente a los votantes rumbo a las elecciones presidenciales de 2016 en ese país, donde Donald Trump resultó electo.

Aunque Facebook ya despidió a su responsable de seguridad Alex Stamos, parece ser que la bola de nieve sigue creciendo y podría alcanzar la magnitud suficiente para convertirse en la crisis más importantes en la historia de la plataforma.

No es la primera vez que las políticas organizacionales de Zuckerberg y Facebook sacuden a la plataforma este año. En febrero Wired publicó un artículo realizado en colaboración con el centro de periodismo digital Nieman Lab en el que señalaban prácticas de hostigamiento e intimidación hacia los trabajadores de esta red social.

El artículo fue la portada de la edición de este mes con una imagen de Mark Zuckerberg golpeado.

Wired.com

 

También los publishers -medios de comunicación corporativos e independientes que publican contenidos en Facebook- han dado a conocer su molestia por el abandono de herramientas como Instant Articles y el desdén generalizado hacia sus contenidos. De acuerdo con un artículo publicado por el sitio especializado Digiday, peces gordos como The New York Times y The Guardian están abandonando las herramientas de Facebook y migrando hacia opciones como las AMPs de Google para ofrecer a sus visitantes opciones para llegar a sus contenidos.

Para abonar a los problemas de Facebook, en enero pasado los ingenieros de Zuckerberg implementaron el cambio más grande al famoso algoritmo que lo rige en la historia de la red social, uno que privilegió la información personal de los usuarios sobre las noticias que comparten los publishers. La noticia tuvo una opinión dividida, pero este tipo de ajustes han disminuido la satisfacción en el uso de la red.

A pesar de todas estas sacudidas, Facebook sigue siendo un titán de las redes sociales, pero si algo nos ha enseñado la historia es que todos los imperios caen, incluidos los digitales, ¿hasta cuándo durará la suerte de Mark Zuckerberg? Eso está por descubrirse.

Comentarios