En la actualidad, las redes sociales han revolucionado nuestra forma de comunicación. En ellas nos encontramos expuestos y vulnerables, pues con un pequeño error que publiquemos, nuestra reputación podría irse en declive en un abrir y cerrar de ojos, como lo fue el caso de la compañía de lentes llamada Hawkers.

Tras el triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, los usuarios a través de las redes sociales reaccionaron a niveles de proporciones históricas. Memes, chistes, críticas y quejas no dejaron de tener cabida en Internet.

Por esta razón, marcas y compañías se aprovecharon del tirón mediático de las elecciones presidenciales estadounidenses para anunciar sus propios productos.

Hawkers dio a conocer su producto a la par de un comentario despectivo hacia los mexicanos en torno a la construcción del muro que el nuevo presidente estadounidense propuso en su campaña política:

hawkers-tuit

Por obvias razones, a los usuarios de Twitter no les cayó nada bien el comentario impulsado por la marca, por lo que Hawkers comenzó a recibir miles de respuestas negativas.

Uno de estos comentarios fue emitido por Sergio “el Checo” Pérez, piloto de Fórmula 1, quien mantenía relaciones publicitarias con la marca:

A partir de esto, el equipo de béisbol de los Diablos Rojos se unió a la decisión del piloto para romper todo tipo de relación con Hawkers:

Horas después, David Moreno, uno de los fundadores de la marca, se encargó de disculparse con la comunidad mexicana. Por su comunicado, podemos interpretar que el error fue por parte de un Community Manager, quien habló por sí solo y no a nombre de la compañía:

“Quiero decir tanto de parte mía como de parte de mi equipo que ese mensaje desafortunado y de mal gusto no nos representa; no representa nuestra forma de pensar. Estamos totalmente en contra de cualquier manifestación de odio, de cualquier expresión de racismo. Hoy Community Manager significa Cagada Máxima”, mencionó David Moreno.

Sin embargo no hay marcha atrás y ahora la marca ha perdido a dos de sus más grandes canales publicitarios. Este suceso es un claro ejemplo de cómo cualquier equivocación a través de Internet puede acabar con nuestra reputación e imagen.

Es una práctica común que las empresas contraten a becarios para manejar sus redes sociales y quizá muchos podrán subestimar esta labor, pero la realidad es que los Community Manager cargan con mucha responsabilidad, pues en sus manos está la integridad e imagen profesional de las compañías.

Enlaces Patrocinados
Comentarios