Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Aunque no se da mucha importancia al campo magnético de la Tierra, éste es tan esencial para la vida como el aire, el agua y la luz, ya que proporciona una barrera que nos protege del campo magnético del sol.

La interacción entre estos dos campos magnéticos puede causar tormentas explosivas en el espacio cercano a la Tierra, que pueden golpear a los satélites y causar problemas en la superficie de nuestro planeta.

Un nuevo estudio coescrito por físicos de la Universidad de Maryland ofrece los primeros resultados de la misión multisatélite MMS de la NASA.

En el documento se describe la primera observación directa y detallada de un fenómeno conocido como reconexión magnética, que se produce cuando dos líneas de campo magnético opuesto se rompen y vuelven a conectarse entre sí, liberando enormes cantidades de energía.

El autor principal del estudio, James Drake, ha señalado que la reconexión es una importante fuerza impulsora detrás de acontecimientos tales como las llamaradas solares, eyecciones de masa coronal, tormentas magnéticas y las auroras observadas en ambos polos de la Tierra.

Para este logro la misión ha tenido que volar hasta el borde del campo magnético de la Tierra, a una distancia de sólo 10 kilómetros.

Gracias a él, estamos un paso más cerca de la comprensión del clima espacial, incluyendo si las erupciones solares y las tormentas magnéticas siguen algún tipo de patrón predecible como el clima en la Tierra.

Finalmente, la reconexión magnética también podría ayudar a científicos a entender otros fenómenos astrofísicos más energéticos tales como los magnetares, que son estrellas de neutrones con un campo magnético inusualmente fuerte.

Referencias: NASA, SINC, La Razón

Desde la Red…
Comentarios