La cantidad de información que día a día se usa va en incremento. Piénsese que los diskettes de 5.25 pulgadas podían almacenar unos 360 Kbytes. Hoy hay imágenes más grandes que esa capacidad de almacenamiento. Y ante esta necesidad cada vez mayor de tener medios de almacenamiento más poderosos, con más capacidad, los científicos siguen buscando nuevas soluciones.

IBM y Sony han desarrollado un incremento notable en la capacidad de almacenar magnéticamente información. Sony, por una parte desarrolló un nuevo tipo de cinta, que tiene una densidad magnética más alta mientras que IBM Research trabajó en nuevas cabezas lectoras y de escritura, así como tecnología en el procesamiento de señales, para poder leer y extraer los datos de cintas con una alta densidad magnética.

Las cintas comerciales actuales pueden guardar unos 15TBytes, por lo que este nuevo desarrollo promete abundancia en el almacenamiento pues estamos hablando de más de 200 Tbytes por pulgada cuadrada.

¿Por qué IBM ya no quiere que sus empleados trabajen desde casa?

Las nuevas cintas de Sony trabajan bajo dos tecnologías novedosas: una capa inter-construida mejorada de lubricante, la cual se mantiene corriendo todo el tiempo en la máquina, así como un nuevo tipo de capa magnética. Usualmente una capa magnética es aplicada en forma líquida, como si fuese una pintura, la cual es la razón de que sea fácil de producir en grandes cantidades. En este caso, Sony, ha usado técnicas que se han usado en semiconductores y en discos duros por décadas, para poner estas capas magnéticas en las cintas.

Con esta nueva tecnología, las cintas magnéticas tienen granos magnetizados que son del tamaño de un par de nanómetros en lugar de decenas o cientos de nanómetros, que es lo que puede encontrarse hoy en día en las cintas comerciales.

La nueva capa lubricante se asegura que la cinta vaya por el cartucho de manera extremadamente suave. Una de las dificultades más importantes halladas es que el grabar y reproducir en estas cintas es muy susceptible a la fricción y a la resistencia, lo cual causaba que la cinta se dañara o se generaran movimientos caóticos. No es fácil leer una cinta magnética que contiene partículas de solamente unos 7 nm de ancho cuando además, la cinta va a unos 10 metros por segundo, por lo que cada movimiento, por más pequeño que sea, puede ser problemático.

Sony registra patente para pasar energía de batería de teléfono a teléfono

Los nuevos cartuchos, cuando se comercialicen, eventualmente, serán significativamente más costosos por los procesos de fabricación a los que están obligados. Sin embargo, esto probablemente será al principio. Cuando se domine esta tecnología seguramente se tendrán medios de respaldo más baratos y de alta capacidad de almacenamiento. Pero todo esto no lo veremos hasta dentro de algunos años.

Referencias: Ars Technica, IEEE Transactions on Magnetics

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios