Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

sky-sun2

Marita Cheng y Alberto Rizzoli, investigadores de la Singularity University, han desarrollado Aipoly, una aplicación para discapacitados visuales que usa la cámara del smartphone para reconocer el entorno e identificar objetos y escenarios.

Para su funcionamiento, solo se necesita enfocar el objeto que se desea reconocer con la cámara del portátil y la app no solo mostrará la imagen en la pantalla, sino que lo identificará en voz alta para informarle al usuario.

Se trata de automatizar la labor que hace una persona cuando un invidente le pregunta por lo que hay a su alrededor o enfrente suya. La aplicación emplea inteligencia artificial para llevar a cabo el proceso de reconocimiento, más concretamente visión artificial y aprendizaje automático, refieren los desarrolladores.

La aplicación fue lanzada para iPhone este mismo año por una start-up australiana. “La aplicación reconoce imágenes gracias al aprendizaje profundo, es decir, a la técnica de aprendizaje artificial que se inspira en las investigaciones sobre el cerebro. Se trata de la misma tecnología que utiliza Facebook para reconocer caras y Google para buscar imágenes”, dijo el cofundador de Aipoly, Simon Edwardsson.

aipoly-app-iphone-video

La aplicación averigua lo que es cada cosa mediante la descomposición de las imágenes en diferentes características como curvas, líneas y patrones (por ejemplo, rayas), y que utiliza después para calcular la probabilidad de que la imagen sea un objeto determinado.

Así mismo los usuarios pueden entrenar a Aipoly introduciendo la palabra o frase correcta para identificar un objeto en los casos en los que se equivoque. Estos datos se cargarán en los servidores de Aipoly y la start-up añadirá nuevas descripciones a la aplicación cada pocas semanas, a medida que vaya lanzando nuevas versiones de la misma.

Hasta ahora la tecnología se ha entrenado con alrededor de 300.000 imágenes y va creciendo. Los creadores tienen pensado centrarse en objetos que puedan resultar útiles a los invidentes, como señales de tráfico.

Según la Organización Mundial de la Salud, 39 millones de personas en todo el mundo son invidentes y 246 millones tiene algún grado de perdida de la visión.

Referencia: MIT Technology Review, Blogthinkbig

Desde la Red…
Comentarios