Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Investigadores en Sydney del NICTA (National Information and Communications Technology Australia por sus siglas en inglés) han pasado los últimos dos años desarrollando invenciones increíblemente futuristas que podrían brindar alivio a aquellos que sufren de dolor crónico.

De lo que se trata es de una serie de chips “inteligentes” insertados en dispositivos biocompatibles que se encadenan para ser insertados. Esto se hace al coserlos en una cabeza hecha de polímero y alambres (de 1.22 mm de espesor) que después se introduce a la espina.

Después, se conecta el dispositivo a una batería y computadora que puede medir y reunir información acerca de los nervios que conducen el dolor como una señal hacia el cerebro.

La cabeza puede también responder al enviar pulsos de 10 volts para bloquear las señales que se conducen al cerebro, engañándolo y “haciéndole creer” que no existe dolor.

Ya hay tecnología de este tipo existente, pero son mucho más grandes que este nuevo dispositivo, además de que su tamaño pequeño incrementa la exactitud pues puede ser implantado más cerca de la espina que modelos previos.

La tecnología desarrollada por NICTA se tiene contemplada para ser probada en seres humanos en 2011.

El dolor crónico que algunos padecen en la espina puede afectar en mucho su estado de ánimo, comportamiento y hasta la forma en que se desempeña en sus labores cotidianas. Si el dolor desaparece, se puede ayudar en mucho a estas personas a llevar una vida más tranquila y sin problemas.

Desafortunadamente muchas de estas nuevas soluciones, aparte de requerir varias pruebas para ser usadas en humanos, llegan a ser sumamente costosas. Con algo de esperanza, podría ser que este no sea el caso y se tenga la opción de implantarse un dispositivo de estos de manera accesible.

Fuente: Engadget

Imagen: Engadget

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios