El día de ayer la red social Twitter publicó en su blog que ciertos mensajes publicados en su servicio serán bloqueados en algunos países. Mientras que Twitter no tiene la inteción de censurar a sus usuarios, ni retirar mensajes de manera global, tiene que responder a las peticiones y restricciones sociales de cada país al que su plataforma ingrese. ¿Te parece justo?

Esta noticia originó un escándalo en Internet y por obvias razones, dentro del mismo Twitter. Pero antes de aclarar o analizar lo que está pasando, es importante establecer lo que pasó.

Twitter anunció que conforme ingrese a nuevos países, algunos compartirán ideas similares, mientras otros pondrán límites a la libertad de expresión. Pero incluso en países donde esto se considera un derecho al igual que en Estados Unidos, podría haber censura a mensajes, por ejemplo tweets pro-Nazi en naciones como Francia y Alemania.

¿Cómo sucederá esta censura? Simplemente los mensajes no aparecerán en los timelines de los usuarios en dichas naciones. Algo muy parecido a lo que hace Google cuando por ejemplo, en un país musulmán acusan un video de YouTube como incorrecto u ofensivo: no pueden ni quieren bloquearlo globalmente, pero sí están obligados a hacerlo exclusivamente en el país en cuestión.

Ahora bien, son muchos los que pueden resultar agraviados por esto. En mi opinión, Internet es una comunidad global, el hecho de que no se puedan recibir mensajes de usuarios en otras partes del mundo limita la visión que la World Wide Web. También existen opositores dentro de los países con regimenes de censura, o con simples restricciones como la francesa y alemana, que verían esto como injusto, retrógada e incluso totalitario.

Twitter, al igual que YouTube, siendo una compañía estadounidense pero que opera en muchos países, tiene voluntad y creencias propias, pero deben respetar las posturas oficiales de los gobiernos extranjeros; mínimo así, tienen entrada a otros países. Sin ver las ganancias o el beneficio económico que reciben estas empresas, las redes sociales han sido un medio de comunicación para promover cambios e incluso revoluciones en países, donde la expresión está mermada.

El “malo” de la historia no es Twitter, este comunicado es una reacción políticamente correcta al obvio choque cultural que provoca un mundo conectado. ¿Pero será la ideal? La compañía no ha tenido que retirar contenido de ciertos países, pero ha dicho que cuando esto suceda sin duda, notificará al usuario y el reporte completo de cada caso aparecerá en un canal especial dentro del sitio dedicado a estos temas, ChillingEffects.

Es importante que Twitter, tras el “no me queda de otra”, defina los detalles de esta nueva obligación: ¿qué tweets y qué tipo de mensaje podría retirarse? Y si los usuarios bloqueados serían expuestos, por esta transparencia a los gobiernos que buscan evitar este tipo de expresiones. Al mismo tiempo, ¿qué hubiera sucedido si una política como ésta hubiera estado vigente durante los disturbios de Londres o las protestas en Egipto?

¿Cuál es tu opinión al respecto? Twitter asegura mantener el contenido de sus usuarios visible, pero cuando deba retirarlo por políticas locales serán completamente transparentes al respecto. ¿Te parece suficiente?

 

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios