Oracle vs Google

Si algo tiene Android es que es gratuito, que cualquier fabricante de teléfonos puede usar este sistema operativo y que no es un experimento de software, sino un proyecto muy importante en Google, el cual ya ha tenido adeptos de la industria, como Samsung y HTC, quienes han hallado un sistema operativo móvil que bien puede cumplir las expectativas de este mercado.

Sin embargo, cuando algo empieza a tener éxito en el mundo del cómputo, entonces comienzan también una serie de demandas de otras empresas que buscan cualquier detalle irregular para sacar provecho. Así, Samsung, por ejemplo, tuvo que pagar millones a Microsoft por las patentes licenciadas relacionadas a Android.

Y quizás más de uno se sorprenda al saber que los ataques a Android no vinieron de parte de Apple y su iPhone, sino de Larry Ellison, de Oracle, empresa que ha demandado a Google indicando que Android viola todo género de patentes y derechos que le corresponde a ellos. El juicio que empezó el lunes en San Francisco se basa en la demanda de Oracle contra Google sobre la propiedad intelectual relacionada a Java, que antes era parte de Sun Microsystems y que Oracle adquirió hace un par de años.

Google dice en su defensa que Java era gratuito en los tiempos de Sun y que esta empresa, ya desaparecida, era una de tantas compañías que apoyaban a Android. Por supuesto que Oracle no está de acuerdo y para ello incluso han mostrado un correo de un ingeniero de Google (que quién sabe cómo obtuvo), en donde dice que se debería buscar licenciar el uso de Java por parte de Oracle. Quizás quieren indicar que Google estaba al tanto de que estaban violando la ley.

Si exceptuamos la posibilidad de un arreglo fuera de la corte, se espera que el juicio dure unas ocho semanas. Si gana Oracle, estaría en posición de demandar a todos aquellos que vendan dispositivos con Android. Sin embargo, parece ser que Oracle busca licenciar finalmente su tecnología y podría pedir, si es que gana el juicio, entre $5 y $7 dólares por regalías por unidad de teléfono, es decir, cantidades millonarias.

El problema de esto es que si los fabricantes de teléfonos están obligados a pagar regalías por un sistema operativo que era gratuito, probablemente le quite la ventaja que originalmente lo hicieron popular a Android y, por ende, el sistema operativo móvil de Google podría dejar de tener este empuje.

Especular siempre es interesante, pero en este tema el que parece con más que perder que ganar es Google y su Android. En las próximas semanas veremos qué se decide en este juicio.

Fuente: Forbes

Enlaces Patrocinados
Comentarios