Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Los 10 coches eléctricos que pueden comprarse en México

Muy pocos, pero en México sí pueden comprarse coches eléctricos

Con los altos costos de la gasolina y el aumento de la concientización en torno al calentamiento global y a las medidas que deben adoptarse para combatirlo, los coches eléctricos poco a poco se convierten en una opción real para quienes están por comprar un vehículo.

Además, un coche eléctrico es más económico de mantener que uno de motor de combustión interna, dados los bajos costos de las reparaciones y de la energía, aunque la compra inicial sea marcadamente más costosa.

5 concept cars que vimos en las películas y que queremos ver en la vida real

Sumados a los beneficios al medio ambiente, los coches eléctricos presumen buena aceleración, aspecto importante para quienes, además de ayudar al planeta, gusten de presumir su necesidad por la velocidad.

Si la decisión de hacerse de uno de estos vehículos está tomada, viene la pregunta más importante: ¿Dónde comprarlo?

En territorio mexicano sí se pueden comprar, pero el abanico de coches eléctricos disponibles es conciso.

A pesar de que en el resto del mundo hay una amplia gama, en México solo pueden comprarse:

1. BMW i3
Puede comprarse desde 879,900 pesos

 

2. Jaguar I-PACE
Puede comprarse desde 2.04 millones de pesos

 

3. Nissan Leaf
Puede comprarse desde 544,401 pesos

 

4. Renault TWIZY
Puede comprarse desde 319,300 pesos

 

5. Zacua M2
Puede comprarse desde 569 mil pesos

 

6. Zacua M3
Puede comprarse desde 569 mil pesos

 

7. Chevrolet Bolt EV
Puede comprarse desde 805,800 pesos

 

8. Tesla Model S
Puede comprarse desde 1.7 millones de pesos

 

9. Tesla Model X
Puede comprarse desde 1.8 millones de pesos

 

10. Tesla Model 3
El Tesla más accesible del mercado llegó a México y te contamos sobre su precio y especificaciones aquí

 

Si buscas hacerte de un coche eléctrico en atención a tu bolsillo y a las implicaciones de dejar detrás el consumo de gasolina, recuerda que la mejor opción es hacer la relación costo-beneficio entre tu actual gasto mensual en combustible y el dinero que destinarías a la compra del vehículo.

Si el gasto que harías por comprar el coche resulta menor a mediano plazo que lo que seguirías gastando en gasolina, adelante.

Comentarios