Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Continuando con nuestra guía para armar nuestra propia PC, entramos a terrenos delicado si de almacenamiento de información se trata. Los datos que guardamos en nuestra computadora pueden ser de mucha utilidad para un sin fin de situaciones.

El disco duro es uno de esos componentes en los que no podemos escatimar ni un centavo, recuerda que la información es poder y todos los datos que almacenes en tu computadora pueden mucha utilidad en tu vida.

Tipos de disco duro

En el tema de los discos duros tenemos tres opciones accesibles para escoger, ya sea que nos decantemos por un disco duro mecánico convencional, por una unidad de estado sólido (SSD) o por un combinación de ambos. Todo dependerá de qué uso le vayamos a dar a nuestra computadora.

Ventajas y desventajas del disco duro mecánico

Entre las ventajas más notorias de integrar un disco duro convencional en nuestra PC está la duración en si de la unidad de almacenamiento. Este tipo de componente suelen durar mucho más tiempo que una unidad de estado sólido.

Otras de las características positivas es que el tamaño en Gigabytes o Terabytes en el que encontramos estos discos es bastante considerable si tenemos en cuenta que cada día guardamos más informaciones en nuestras computadoras.

Pero también encontramos algunas desventajas, en la mayoría de los casos son lentos en comparación a los SSD, las velocidades de este tipo de discos se miden en RPM o revoluciones por minuto y generalmente parten desde las 5400 RPM hasta las 10,000 RPM.

Tenemos que tomar en cuenta que mientras más rápido sea el disco duro, más probabilidades hay de que se puedan generar errores de escritura cuando el disco está escribiendo un archivo y aunque este tipo de defectos ha venido mejorando con los años, es posible seguir encontrando este tipo de situaciones.

Ventajas y desventajas de la unidad de estado solido (SSD)

Por el contrario de los discos duros convencionales, los SSD suelen ser unidades muy rápidas, debido a que no requieren partes mecánicas o móviles para funcionar. Es decir, es como si utilizáramos una memoria USB como disco duro, solamente que los SSD poseen controladores mucho más eficientes para poder llegar a velocidades de escritura y lectura mucho más rápidas que una memoria USB.

Por otro lado, los SSD son componentes mucho más delicados al momento de utilizarlos, tienen una vida útil menos a las de los discos convencionales y aunque en los último modelos comercializados su duración se ha incrementado mucho, todavía no se llega a la relación costo-beneficio de los discos duros mecánicos.

Otra de las desventajas que tienen estas unidades, es el precio por Gigabyte en comparación con los otros discos. Al ser una tecnología mucho más moderna los costos de producción son mayores.

Entonces, ¿qué disco duro me conviene más?

Como siempre hemos dicho en esta guía, todo depende para que vayas a utilizar tu computadora y cuál sea tu presupuesto. Si tu computadora va a ser utilizada únicamente para hacer trabajos de la escuela, universidad o tareas de oficina, te recomendamos un disco duro convencional de 500 GB o más.

Por otro lado si eres un usuario de suites de producción o aplicaciones arquitectónicas que requieren mucha velocidad, te recomendamos una combinación de los dos tipos de discos, en la cual el SSD lo utilices solamente para instalar el sistema operativo y aplicaciones que uses y en el disco duro convencional estarías guardando la información de archivos creados por ti. Con esta configuración tu maquina encenderá mucho más rápido y el sistema operativo funcionará con más fluidez al igual que las aplicaciones que uses.

Si eliges instalar un SSD para tu sistema operativo, te recomendamos que tenga 240 GB o más, esto te permitirá realizar expansiones de software en el futuro.

Como un plus de información, si tienes una laptop y quieres cambiar tu disco duro en la medida de lo posible, siempre escoge un SSD para el sistema operativo mientras que la información la guardes en un disco duro externo.

Tanto los discos duros convencionales como los SSD poseen una conexión SATA 3 en su mayoría que va directamente a tu tarjeta madre y los dos tipos de discos son propensos a generar errores en su uso e incluso puede ser que tengan defectos de fabricación.

Desde la Red…
Comentarios