Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El otro día, baboseando navegando por la red, me encontré con este sitio y me llamó poderosamente la atención. Es algo más que está cambiando Internet y se trata de la compra y venta de autos usados. Lejos de “ir a un lote” o “dejarlo en la agencia” o peor, “vendérselo a un desconocido”, el sitio ofrece un interesante servicio.

Reporte_MatukPara los que quieren vender: completas unas cuantas formas con los datos básicos del coche así como el precio de venta. Un “inspector” del sitio acude a tu domicilio y lleva a cabo un inventario y evaluación de más de 50 puntos respecto al coche. Todo lo documenta y lo sube junto con la ficha de venta. Ahí en la inspección dice exactamente cómo está el coche y cualquier detalle lo anota. Esperas a que alguien haga una oferta. Cuando eso pasa, otra persona del sitio acude y recoge el coche, se lo lleva al que lo quiere comprar. Si todo sale bien, te pagan por tu auto y fin de la historia.

Para los que quieren comprar: seleccionas un coche del listado, lo recogen (como decía) en el domicilio del vendedor y te lo entregan en la puerta de tu casa. Se efectúa el pago (con cargo hasta en 5 tarjetas de crédito, por depósito bancario o hasta puedes escribir un cheque y van por él) y el trato está cerrado. Incluso, ¡aceptan bitcoins! Tienes 10 días o 1,600 km para arrepentirte y en caso de así decidirlo, puedes regresar el coche sin preguntas. Claro, si decides esto último, el “inspector” acude a tu domicilio y –me imagino- le hace una revisión más exhaustiva para ver que no le hayas dado un golpe o así.

Interesante, ¿no? Para los que quieren vender, si pasan 30 días y no sale el coche, la empresa te lo compra (se lo queda), al mismo precio pactado desde el principio. ¿Cómo logran seguir haciendo negocio así? Quién sabe.

Este sitio llamado beepi.com es un invento gringo y funciona, por el momento, en los Estados Unidos. En particular se encuentra situado en California, por lo que los compradores de ese estado, Arizona y Texas no tienen que pagar nada por recibir o enviar su coche. Otros estados vecinos tienen un cargo de 999 dólares y pueden entregar en cualquier otra parte, claro, con mayor costo.

¿Cómo les está yendo? Pues no hay números oficiales, pero por lo pronto el sitio y todo se ven espectaculares, lo cual puede significar que les va bien. Hay que ubicar que este servicio de compra/venta de coches se gesta dentro de un mercado altamente consumidor de vehículos. Un gran porcentaje de la población tiene acceso a un coche y el modelo económico es precisamente ese, todo sobre ruedas.

¿Podrá funcionar este tipo de servicios en países como México? Lo dudo, pero escribe tus comentarios.

Desde la Red…
Comentarios